Vivió 7 años con hambre entre cartones y hoy cuenta su historia de superación

TRABAJO EXTENDIDO.- Desde enero de 2016, David Mancilla viene recibiendo un acompañamiento individualizado por parte de profesionales del Programa Calle.

TRABAJO EXTENDIDO.- Desde enero de 2016, David Mancilla viene recibiendo un acompañamiento individualizado por parte de profesionales del Programa Calle.

  • David Mancilla, usuario del Programa Calle:

Sin duda los programas solidarios que regularmente se desarrollan en nuestra comuna, son dignos del aplauso y de nuestra aprobación como sociedad, ya que gracias a éstos se auxilia en cada invierno a cientos de personas en los albergues temporales que para ellos son instalados por parte de instituciones y privados.
Afortunadamente y para alegría de los protagonistas de estos mismos programas, hoy en Diario El Trabajo queremos destacar el trabajo integral que un grupo de profesionales viene desarrollando desde 2014 en beneficios de las personas en situación de calle en nuestra comuna.

PROGRAMA COMPLETO
Se trata del Programa Calle que desarrolla el Ministerio de Desarrollo Social y la Dideco de San Felipe, el que opera en bloques de 24 meses de asistencia permanente a 40 personas, sin que importe si es invierno, primavera o verano.
Pero más allá de compartir con nuestros lectores lo que puedan hablar del programa dos de sus gestores, hoy queremos también mostrar los resultados obtenidos en la vida de sus usuarios, ya que uno de ellos accedió a ofrecernos una amplia entrevista en la que él mismo explica cómo le ha beneficiado el haberse incorporado a este proyecto de trabajo psicosocial.

VOCES OFICIALES
Douglas Contador Díaz, trabajador social y coordinador del Programa Calle, explicó a Diario El Trabajo algunas de las características del Programa: «En primer lugar quiero expresar lo contentos que estamos con este Programa Calle, el programa dura dos años y en el mismo son atendidas unas 40 personas, ellos son integrados poco a poco a un rol de atenciones personalizadas de un psicólogo y varios trabajadores sociales, así les vamos animando a que se abran al diálogo y expresar las razones que les han llevado hasta la situación de calle, dicho esto, con cada uno de ellos para que las vías de salida sean trabajadas entre las partes vinculadas, o sea, ellos mismos y nuestro equipo diseñaremos las maneras de salir adelante, y en este proceso se incluye lo que sea, sus familiares, hospitales y otros centros que puedan ayudar en el proceso».
Por su parte Pablo Silva, Dideco de San Felipe, indicó a nuestro medio que «trabajamos a tiempo completo porque el alcalde Patricio Freire nos pidió que trabajáramos para lograr una intervención real en la vida de estas personas en situación de calle, nosotros no trabajamos el asistencialismo sino que trabajamos el empoderamiento que tienen los vecinos con la sociedad (…) nosotros estamos haciendo un llamado a las muchas personas que desarrollan voluntariados en San Felipe, para que se vuelquen más aún por estas personas de la calle. Nosotros por nuestra parte estamos también trabajando de manera coordinadas con sus familias, este proceso se está logrando también sacar adelante con otras redes de trabajo, por lo que invitamos a estos grupos independientes que se acerquen a nuestro equipo, ubicado en Calle 5 de Abril 21, ó bien llamando al 342381054», aseguró Silva.

EL PROTAGONISTA
Pero ahora, más allá de lo que estos funcionarios a cargo puedan decir del Programa Calle, en Diario El Trabajo publicamos una entrevista realizada con uno de los 40 protagonistas de este proyecto psicosocial, con David Mancilla Altamirano, de 44 años de edad, quien luego de siete años de vivir entre cartones y rucos, y luego también de tener que comer sobras de comidas halladas en los basureros de nuestra ciudad, ha logrado cambiar el panorama de su vida de angustia y soledad, a otra de limpieza, autoestima y esperanzas de trabajo y autosuficiencia.
– ¿Quién eras y quién eres ahora?
– Soy el papá de dos hijos, uno de 22 y otra de 18 años de edad, no viven conmigo porque los abandoné desde hace muchos años, arrastrado por el licor y otros vicios. He sido indigente en San Felipe los últimos siete años, por razones que hasta ahora estoy internalizando, he llegado a perderlo todo, luego que tenía un trabajo en construcción y carpintería, como cualquier otro chileno, pero que en determinado momento los traumas de infancia y complejos desarrollados me derrumbaron hasta llegar a vivir entre los despreciados de una sociedad.
– ¿Cómo sobreviviste estos años en las calles de San Felipe?
– Yo pedía dinero en las calles. A veces me ganaba algunas monedas haciendo algún ‘pololito’, en cuanto a mi alimentación, recibí por mucho tiempo un almuerzo en Restaurante Manuel Rodríguez, pero como sólo era un almuerzo, para el resto de las comidas yo tuve que buscar entre las bolsas de basura de la ciudad, en ellas encontraba pedazos de pan, conchos de bebidas y algunas frutas mordidas.
– ¿Recibiste algún insulto o menosprecio de la gente cuando te miraban en esas condiciones?
– Claro que recibí muchos menosprecios de la gente. A veces me decían ‘vete de aquí hediondo’, este es el lenguaje con el que nos habla la gente, porque en ese momento somos un estorbo para su mirada, nadie nos quiere ver en esas condiciones. Estas circunstancias me llevaban por las noches, entre bolsas y cartones, a llorar amargamente, muchas veces pensé en suicidarme, no lo intenté, pero siempre la idea estuvo en mi mente. Perdí muchos trabajos por los vicios.
– ¿Qué opinas sobre este programa, crees que podrás lograrlo finalmente?
– En verdad en invierno recibimos alguna ayuda en los albergues, lo que se agradece, pero luego llega la primavera y de nuevo a la calle. Sin embargo esta situación cambió desde enero de 2016, cuando me incorporé al Programa Calle, desde entonces he podido acceder a un psicólogo y asistentes sociales, ellos me han guiado a comprender las razones que me llevaron a fracasar en mi vida, ahora entiendo que la mayoría de fallas en mi personalidad se hallan en mi niñez, una niñez de la que por ahora prefiero no hablar.
– ¿Qué palabras tienes para quienes te están apoyando y para quienes aún siguen mordiendo el polvo en las calles de nuestra ciudad?
– Yo quiero agradecer a Dios, a este Programa, al psicólogo y trabajadores sociales, así como a la Iglesia Evangélica en donde también vengo trabajando mi relación espiritual con mi Señor. A las otras personas que siguen en la calle, a ellos les recomiendo acercarse a este Programa, es un proceso muy distinto a las típicas ayudas puntuales de ropa y comida que nos dan a veces, sirven y se agradecen, pero no profundizan en nosotros como individuos. En la actualidad ya he recuperado un canal saludable de comunicación con mis hijos y con mi madre, ahora de 80 años, a quien pronto iré a visitar a Santiago.
Roberto González Short

UN TRISTE HOGAR.- En este Ruco vivió durante años David Mancilla, soportando el desprecio de una sociedad que los ve como un estorbo.

UN TRISTE HOGAR.- En este Ruco vivió durante años David Mancilla, soportando el desprecio de una sociedad que los ve como un estorbo.

Douglas Contador Díaz, trabajador social y coordinador del Programa Calle.

Douglas Contador Díaz, trabajador social y coordinador del Programa Calle.

Pablo Silva, Dideco de San Felipe.

Pablo Silva, Dideco de San Felipe.

CAMBIOS VISIBLES.- Este es el cambio visible que David ha logrado en este año y medio de trabajar voluntariamente para su bienestar con el Programa Calle.

CAMBIOS VISIBLES.- Este es el cambio visible que David ha logrado en este año y medio de trabajar voluntariamente para su bienestar con el Programa Calle.

Facebook Comments

2 Comments Already

  1. Una terrible realidad que pasa inadvertida para la inmensa mayoria

  2. K. Bueno. Que. Resulte ojala. Resultará. El sistema d la. Mujer. Que. Esta al. Debe. Al. Separarse al. No denunciar. Si. Me. Separo. Debo. Trabajar. Para. Seguir adelante y. No puedes ir ala oficina d la mujer x k un horario. Para el abogado. Otro. Para el. Psicólogo etc o. Haces. Eso. O. No trabajas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *