La idea de la bici-silla cambió por completo la vida de Franco y su familia

  • Poseedores de la primera bici silla dicen estar contentos con todo el revuelo que ha causado esta innovadora iniciativa.

Muy bien le ha hecho a Rafael Castillo y su familia poder contar con la primera bici-silla, con la cual puede trasladarse con su hijo Franco, de 9 años, tanto al colegio como a diversos lugares aprovechando la construcción de ciclo vías en la ciudad.
Dice que como familia están contentos por el revuelo que ha causado esta idea innovadora: «Sí, gracias a dios fuimos los primeros que tuvimos bici-silla, nosotros estamos contentos con todo el revuelo que ha tenido y ha sido beneficioso para todos porque se ha dado a conocer algo que se puede dar como iniciativa y se puede generar a más personas», señala Rafael.
– ¿Cómo nace esta idea?
– Mira todo el tema nace del colegio donde va el Franco, que es el Sagrado Corazón, donde la directora siempre me invitaba a participar porque siempre hago deportes… corro al cerro en bicicleta, y quería integrar a los niños al deporte y una de las forma podría ser a través de las bicicletas, pero había que buscar la idea, porque los niños tienen movilidad reducida. Ahí a la directora se le ocurrió la idea de adaptar una bicicleta y en conjunto ella lo planteó a la Escuela Industrial, donde le tomaron la idea de buena forma y una vez que le dijeron ‘ok’, me avisó. Yo me conseguí la bicicleta, nos conseguimos la silla de ruedas ahí en conjunto con la escuela la empezaron a armar hasta que finalmente la adaptaron como quedó, y ese fue como el proyecto inicial para crear más bici-sillas.
– ¿En qué la usas con tu hijo, te alivia más el diario vivir?
– Claro, aliviana harto porque teníamos que usar la locomoción colectiva y es harto el gasto económico, porque pasajes de ida y vuelta, traslado, no lo podía sacar mucho con la silla que tenía él, así es que ahora lo voy a dejar en la bicicleta cuando los días están lindos, lo traslado por las ciclo vías que hay, ahora tengo vía directa al colegio por medio de las ciclo vías y de vuelta lo mismo; mi señora lo va a buscar cuando yo trabajo y se lo trae en la bici silla, es un ahorro económico, nos sirve para hacer deporte, salimos a pasear a la ciudad, así es que bastante beneficioso.
– Franco qué dice.
– ¡Uff!, él está contento, apenas le muestras la silla se sube, saluda a todos, ha sido un gran cambio, nos ha acercado como familia, para sacarlo arriba nosotros y que sirva de enseñanza a otras familias también, quienes a veces no tienen los medios para transportarse y tienen que andar con el hijo en brazos al lado, con otra bicicleta o a pie, gastando plata que a veces no tienen para poder cubrir al menos.
– ¿Es segura la bici-silla?, le veo un cinturón de seguridad.
– Sí, tuvimos una donación de un cinturón de seguridad que son tipo arnés que llevan los autos en la silla, así es que bastante seguro, con su casco también.
– Ahora entregaron una más.
– Sí, ya hay dos y contemplan terminar las ocho restantes, son diez en total las que está planificado construir.
– ¿A quién agradecer?
– Agradecer a la vida, más allá que tengo a mi hijo con algún tipo de discapacidad, ellos son todo para nosotros y nosotros tenemos que luchar para que ellos puedan salir adelante también que es lo más importante. Gracias también a la gente, a la directora del colegio, la señora Beatriz, que impulsó el tema y siempre nos está apoyando a nosotros en todo sentido; a la Escuela Industrial por tomar esta iniciativa que tuvimos y generarla como un gran proyecto de innovación, ahora salieron premiados así es que agradecidos del colegio y que siga sirviendo para las demás personas.
La bici-silla se encuentra desde el mes de abril en poder de Franco.

La Familia compuesta por Rafael conduciendo la bici-silla, Franco sentado en la silla y su madre, Marioli Cruz, observa atenta los movimientos de su hijo.

La Familia compuesta por Rafael conduciendo la bici-silla, Franco sentado en la silla y su madre, Marioli Cruz, observa atenta los movimientos de su hijo.

Facebook Comments

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *