Condenan a Falabella a pagar a cliente por televisor dañado de fábrica

María Loreto Allendes, abogada demandante que defendió los derechos del consumidor afectado.

María Loreto Allendes, abogada demandante que defendió los derechos del consumidor afectado.

Juzgado de Policía Local de San Felipe:

  • Empresa se negó a cambiar artefacto a cliente, por lo cual deberá pagarle ahora dos millones de pesos por daño moral.

El Juzgado de Policía Local de San Felipe condenó a la Tienda Falabella a pagar la suma de dos millones doscientos mil pesos a un cliente que los denunció por no cambiarle un televisor que presentaba un daño de fábrica.
El hecho se remonta al primero de julio de 2016, cuando un carpintero de iniciales L.L.S.C., acompañado de su hermano, llegaron hasta el establecimiento comercial ubicado en Avenida O’Higgins a eso de las 20:45 horas con la intención de comprar un televisor para regalárselo a su madre en el día de su cumpleaños. Luego de ver y recorrer el local y ver distintos modelos, por recomendación del vendedor eligió un televisor LED marca LG de 43 pulgadas que tenía un precio final de $ 329.000 (trescientos veintinueve mil novecientos noventa pesos), indicando que la forma de pago sería un pie de 200 mil pesos y el resto en dos cuotas de $ 64.995 cada una.
La abogada del afectado, María Loreto Allendes, señaló que como la compra se realizó casi al cierre de la tienda Falabella, le pasaron la caja embalada, sin revisarla. “Al abrirla en su casa, advierten que estaba rota y al día siguiente fue a cambiarla. El encargado de Falabella puso en duda su versión e insinuó que él la había roto. Se caldean los ánimos, el jefe de local señala que no cambiarán la TV en malos términos; entre la batahola el consumidor finge que intenta sacar una TV en exhibición y termina rompiendo una máquina RedCompra de Falabella. Llegan guardias de Falabella y Tottus, y terminan llamando a Carabineros y deteniendo al consumidor. Demandamos por ley del consumidor y el Juez condenó a Falabella a pagar 200.000 por daño emergente (lo que había abonado por la TV) y $2.000.000 por daño moral” dijo la abogada.
La profesional explicó que este es un caso puro y simple de ley del consumidor, un muy buen ejemplo para explicar cómo funciona este estatuto.
Este es fallo de primera instancia, ahora hay cinco días hábiles de plazo, destacando que la parte demandante fue notificada del fallo este martes 11 de septiembre.

Facebook Comments