Denuncia en contra de obispo Contreras es una burla

Monseñor Cristian Contreras Molina, obispo de Aconcagua. (Archivo).

Monseñor Cristian Contreras Molina, obispo de Aconcagua. (Archivo).

 

En nuestra edición impresa de hoy viernes 14 de septiembre, en titular principal de portada, informamos sobre la compleja situación que vive el obispo Cristian Contreras Molina, acusado de un delito de connotación  sexual. La información se basa en una publicación del diario La Tercera, lo que da pie a una entrevista realizada al obispo por el periodista Eugenio Cornejo en radio Aconcagua. En la edición del día de hoy del diario La Tercera, se da a conocer la versión del denunciante, en la cual no se aprecia ningún indicio de hecho delictual alguno que merezca ser investigado, razón por la cual decidimos bajar la información que publicáramos en nuestro portal eltrabajo.cl, realizar esta aclaración y agregar la versión del denunciante para que el público pueda juzgar.

He aquí la curiosa denuncia:

 

Tocaciones y masajes

L.A.C.C. señaló que el obispo de San Felipe, Cristián Contreras Molina, hace aproximadamente 10 años llegó hasta su casa, la que es de propiedad de obispado. Según dijo, el sacerdote pasó a buscarlo en su auto y se dirigieron a las dependencias del obispado. Indicó que Contreras le señaló que esto debía ser un secreto entre ambos.

Denunció que el prelado lo invitaba a estar en el salón del obispado, en donde -según este relato- le tocaba su cuerpo mientras él (la presunta víctima) estaba sentado en un sillón. Después, señaló, lo iba a dejar a su casa. Y agregó que esto se habría repetido por cerca de un mes. El denunciante también sostuvo que el prelado le regalaba abarrotes a su familia, por lo cual se sentía en deuda con él.

En una ocasión, según manifestó L.A.C.C., Contreras lo habría llevado a su pieza y le dijo que le hiciera masajes para aminorar su dolor de espalda. El sacerdote, relató el denunciante, se acostó en su cama. En ese contexto, aseguró la presunta víctima, empezó a hacerle masajes al obispo. De acuerdo a esta versión, fue en ese momento cuando se dio cuenta de lo que quería el religioso. Luego de ese momento, L.A.C.C. dijo que el prelado no se le acercó más.

 

A continuación la publicación original que ocupó nuestro titular de portada el día de hoy:

 

Monseñor Cristian Contreras en tela de juicio:

Investigan por delito de connotación sexual a Obispo de Aconcagua

El Obispo de Aconcagua, Monseñor Cristian Contreras Molina, en conversación con Radio Aconcagua dijo sentirse muy triste por la información aparecida ayer en el diario La Tercera, donde se señala que está siendo investigado por el Ministerio Público debido a una denuncia por el delito de connotación sexual interpuesta por una persona de iniciales L.A.C.C.
“La primera información que tuve fue ayer (miércoles) mientras estaba en una reunión en la Fundación Teresa de Los Andes y llamó una periodista al encargado de comunicaciones del Obispado para decirle que querían hablar conmigo para saber si yo tenía información de lo que estaba hablando, me pilló tan de sorpresa porque no tengo ninguna información”, indicó.
Consultado por una supuesta casa arrendada por el Obispado, en la cual según el denunciante se habría cometido el delito de índole sexual, dijo que no entendía porque la casa donde vive es de propiedad del Obispado; “no es arrendada, no conozco otra casa del mismo que sea arrendada ni aquí ni en Santiago, casa habitación tiendo a pensar que esa supuesta persona cree que la casa donde yo vivo es arrendada, pero estoy tratando de interpretar la situación, que yo sepa tenemos una sola casa arrendada que está ahí en la calle donde está la parroquia Andacollo, creo que he ido una vez a esa casa, está arrendada hace muchos años a unos profesores, esa es la casa que se arrienda aquí”, señala monseñor.
En ese contexto aclara que a la casa donde él vive nunca han entrado menores de edad porque en su domicilio no atiende público; “si hubiese entrado algún menor, sería con su padre, su madre; precisamente yo me fui del Obispado porque era una casa demasiado grande y además quería vivir en un lugar que me permitiera más tranquilidad, de no estar atendiendo teléfono a cada momento”, indicó.
Reconoce estar impactado por la información, porque es una persona pública que se debe a la gente: “Estoy sujeto al escrutinio público, lo que sí puedo decir es que estoy disponible para corresponder al ministerio público cuando me lo requiera”, indicó.
Vuelve a reiterar que se enteró este miércoles de la denuncia cuando llamaron al encargado de comunicaciones del Obispado y al momento de leer el artículo en la prensa (La Tercera).
Consultado por la intencionalidad de esta denuncia, indicó que “no puedo interpretar, no sería muy aventurado sin saber de qué se trata… interpretar”, finalizó.
La denuncia fue puesta por una persona de iniciales L.A.C.C. en la fiscalía local de San Felipe, y desde este lugar fue derivada al fiscal Emiliano Arias de la Sexta Región.

LO QUE DICE LA TERCERA
“El primero, prelado en la Región de Valparaíso, es Cristián Enrique Contreras Molina. La causa en su contra, caratulada por ‘delitos contra el orden de las familias, la moralidad pública y contra la integridad sexual’, se abrió el 28 de junio tras una denuncia presentada por L.A.C.C., y se le asignó al fiscal de San Felipe, Alejandro Bustos. Luego, el 6 de septiembre, el caso fue remitido al fiscal regional de Rancagua, Emiliano Arias. Este último, según las directrices de la Fiscalía Nacional, está facultado para indagar casos contra sacerdotes que no necesariamente sean de su región.
“En esta denuncia contra Contreras, L.A.C.C. dijo que el obispo hace aproximadamente 10 años se presentó en su casa, propiedad que arrienda al obispado. El prelado -según la denuncia- lo habría llevado hasta su residencia, lugar en que habrían ocurrido los hechos, que según su interpretación corresponderían a actos de connotación sexual. Aseguró que esto se repitió por un mes y que en esa oportunidad no sopesó lo ocurrido. Señaló que luego de estos episodios no tuvo más contacto con el sacerdote.
“Desde la diócesis de San Felipe aseguraron que el prelado ‘manifiesta que no ha recibido ninguna noticia sobre una supuesta denuncia en su contra’. Contreras Molina tiene denuncias previas. En 2013, el Vaticano envió a dos sacerdotes de la Congregación de la Doctrina de la Fe a Chile a investigar los presuntos abusos sexuales contra menores cometidos por el entonces jefe de la Iglesia de Aconcagua. Esta indagatoria terminó sin sanciones para el sacerdote”.

La publicación de La Tercera pone en tela de juicio al obispo Cristian Contreras.

La publicación de La Tercera pone en tela de juicio al obispo Cristian Contreras.

Facebook Comments