ACTUALIDAD

  • Chileno y boliviano detenidos por transportar más de 5 kilos de pasta base
  • Agresivo haitiano trató de asaltar a una comerciante ambulante
  • Agricultores apoyan puesta en marcha de batería de pozos del MOP
  • Conservera Pentzke podría cerrar si no consigue inversionista extranjero

Comunidad

A siete años de la muerte de Alejandro Vergara, todavía existen dudas

Doña Lucía Lobos en el lugar en que fue encontrado su hijo fallecido.

PUTAENDO.- El 10 de octubre del año 2004, en horas de la madrugada, a menos de 50 metros de su casa en la calle José Antonio Salinas, fue encontrado el cuerpo de Alejandro Vergara Lobos, cuya muerte fue considerada por la justicia como un atropello.

Sin embargo para su familia, en especial su madre, sus amigos y por qué no decirlo para gran parte de la comuna, es un hecho oscuro, sin aclarar y que la familia de Alejandro no ha dudado en catalogar como un homicidio.

En torno a esta muerte han circulado un sinnúmero de especulaciones o rumores que sindicarían a conocidos jóvenes de la comuna como los autores de este homicidio, lo que hasta la fecha y luego de 7 años desde que ocurrieron estos acontecimientos, la justicia aún no ha podido aclarar.

Lucía Lobos, madre de Alejandro Vergara, recuerda emocionada esos fatídicos momentos vividos la madrugada del 10 de octubre del año 2004, cuando encontró el cuerpo ensangrentado de su hijo, asegurando que cuando lo vio inmediatamente supo que no había sido atropellado y que había sido asesinado en otra parte y dejado en el lugar que lo encontraron.

Hoy esta mujer no se resigna a no saber la verdad sobre la muerte de su hijo y se muestra esperanzada en que la justicia pueda reabrir la investigación y dar con los autores de este homicidio, para llevar un poco de paz y la necesaria justicia que por años ha clamado en forma valiente y que cada 10 de octubre, con los ojos llenos de lágrimas, se encarga de repetir «solo quiero Justicia para Janito».

Aunque parezca extraño, recién hace poco más de dos semanas la señora Lucía pudo ver el certificado de autopsia de su hijo y tuvo acceso a la carpeta investigativa sobre la muerte de Alejandro. Con voz serena y emocionada, nos señaló; «No pude seguir leyendo lo que ahí aparece, las declaraciones de los testigos, de conocidos vecinos y de quienes están detrás de la muerte de Janito; leí las declaraciones y todos niegan, que estaban en otro lugar, que no lo conocían y puras mentiras, es como que todos se hubieran puesto de acuerdo para decir lo mismo, pero creo en un Dios y la justicia llegará más tarde que temprano».

– ¿Mantiene su opinión que fue un asesinato y no un atropello?

«Siempre lo he dicho y mi hijo me ha entregado señales que así fue, porque Janito era y es especial y él también quiere que se sepa la verdad y se haga justicia».

En la actualidad la familia se encuentra asesorada por un nuevo abogado que espera poder romper el hermetismo de este caso y lograr que los tribunales reabran la causa y soliciten nuevas diligencias que la familia está segura podrían ayudar a aclarar esta enigmática muerte sin resolver.

Para este sábado la familia contempla una misa que será oficiada por el eterno descanso del alma de Alejandro Vergara, a las 19.30 horas, y para el día domingo una velatón que partirá desde el cementerio parroquial a las 20.15 horas y finalizará en la gruta ubicada en calle José Antonio Salinas, lugar donde fue encontrado el cuerpo inerte de Alejandro Vergara hace ya siete años.

Los años no podrán borrar la sed de justicia de una madre que a pesar del dolor de perder a un hijo, no duda en decir hoy que está dispuesta a perdonar a quienes le quitaron la vida a Alejandro Vergara.

Para quienes formamos parte de la comunidad y para quienes creemos en la justicia, el perdón y la paz, solo esperamos que la justicia haga su trabajo y aclare este hecho, al que se suman las muertes de otros vecinos como César León, Fabián Molina, Juan Solís, cuya muertes nunca han sido aclaradas y que también están cubiertas por el manto de la incertidumbre.

Patricio Gallardo M.

Leave a Reply

  

  

  

EDICIÓN IMPRESA

COMUNIDAD

CRÓNICA

DEPORTES