ACTUALIDAD

  • De un escopetazo hieren a hombre de 40 años en presunto ‘ajuste de cuentas’
  • Indigente de 33 años se quita la vida en sitio ubicado en calle Ana Galindo
  • Manifestantes de Panquehue: «No queremos convertirnos en una nueva Petorca»
  • Ayer sepultaron a ‘Carmelita’ Ortiz, posiblemente la más longeva de San Felipe
  • Reiteran llamado a postular a exención pago de derechos aseo domiciliario
  • Denuncian por Abuso Sexual a conocido comerciante de San Felipe
Opinión

Defensa de la tierra

Por Olga Lolas Nazrala
La opinión pública, necesita estar permanentemente informada de lo que ocurre a su alrededor. Digo esto, porque el proyecto inmobiliario del grupo Angelini tendría para nuestra ciudad fatales consecuencias. Y es nuestro deber: decirlo. Pretender traer a San Felipe, 6oo toneladas de arena contaminada, nos transformaría en un basurero. Ser utilizados como ‘basureros’ por los dueños del mundo, atenta contra nuestra dignidad de personas humanas, de hijos del Cid y los aucas. Como el poder del dinero, es ya un mal tan generalizado, esta vez, la lucha contra la multimillonaria empresa, es más desproporcionada que nunca. Todos los poderes de las llamadas ‘autoridades’ y los centenares de informes de ‘impacto ambiental’ elaborados, están a favor del mencionado proyecto inmobiliario. No podemos dar crédito a los ya aprobados, ni a los que pretenden hacer para acallar las voces, las protestas enardecidas de la multitud. La verdad, es que en esas arenas hay material clasificado como ‘peligroso’. La indignación y el rechazo son colectivos. Y lo es no solo de la población del Algarrobal, sino de toda la ciudad de San Felipe, sus comunas y las poblaciones que la fúnebre caravana de camiones encontraría a su paso. “¿Qué derechos son los que se arroga el Intendente de Valparaíso?” y, “¿de dónde le vienen para disponer así de nuestra ciudad, sus habitantes, sus autoridades, desde el alcalde a concejales?”. Es tan grave la situación que si esto llegara a consolidarse, nuestra región se transformaría en otra Araucanía. La violencia de estas arbitrarias decisiones, genera más violencia. Donde hay injusticia, y se desconocen los derechos de las personas, en algunos casos se provocan acciones en legítima defensa. “¿Qué pasaría si por esta flagrante violación a los derechos humanos como sería el invadirnos depeligrosos hidrocarburos, nos quejáramos a un Tribunal Internacional de Justicia?”. No podemos permitir que 440,000 m3 de arena contaminada, dañe nuestra salud, el aire, la tierra y el agua de la región.

 

2 comments to Defensa de la tierra

Leave a Reply

  

  

  

EDICIÓN IMPRESA

COMUNIDAD

CRÓNICA

DEPORTES