Abogada de mujer que denunció acoso laboral y sexual en Catemu asegura que su cliente “está muy dañada sicológicamente”

329

La abogada Paulina Jeria Silva, que representa a María del Pilar Berríos Bulo, la mujer que denunció acoso laboral y sexual en la municipalidad y Daem de Catemu, comentó públicamente que su representada se encuentra muy dañada en su dignidad por todos los años que tuvo que aguantar situaciones, tanto de acoso laboral como finalmente sexual. Dice que nunca en su vida de carrera profesional le había tocado ver a una mujer tan mal sicológicamente.

Doña María del Pilar llegó a mi oficina en Viña del Mar puesto que ella veía a su siquiatra hace aproximadamente tres años, en el mismo edificio. La verdad que yo quedé muy impresionada desde el primer momento que la vi, puesto que no me había tocado nunca un cliente, una persona por tutela, porque yo soy abogado con magíster en derecho laboral y veo muchas personas, trabajadores que son vulnerados por sus empleadores, en este caso municipalidades, pero nunca me había tocado ver una persona tan dañada. Yo lo vi desde el primer instante que llegó a mi oficina, ella me manifestó en esa oportunidad llorando cómo había soportado por años esta situación, sindicando a dos personas; al alcalde y también al señor Arévalo, diciendo que la había tocado en la oficina, se había abalanzado sobre ella y esto la verdad suele suceder con los funcionarios públicos, puesto que el Estado obviamente tiene un poder enorme e incluso más que el propio empresario, puesto que hay una responsabilidad que tiene el Estado, lo sabemos por el contexto social que el Estado obviamente tiene una responsabilidad gigantesca, y además hay una relación de verticalidad hacia el funcionario porque está dependiendo económicamente, más esta señora dependía económicamente de su marido, es jefe de Control (en el mismo municipio). Entonces esta señora llegó enormemente dañada y me hablaba de ideas suicidas, que veía un sauce afuera de su casa, que se quería colgar. O sea esto a mí como mujer, no solamente como abogada, me llegó inmensamente. Ahora cuando el señor alcalde habla muy impresionado de la demanda, que se demanda por 80 millones, en nuestro país hay tutelas de esa dimensión, puesto que tenemos a una funcionaria que está dañada, que ha pedido a gritos durante años, y él lo sabe porque le han llegado cartas a él desde el 2017, a gritos por ayuda por una investigación, entonces no es extraño que ella pida un resarcimiento económico. Primero ella pedía poder irse porque no aguanta más, porque ahora a ella la tenían, como una represalia, en un cubículo detrás de un biombo, aislada, sin funciones. De haber sido una inspectora de patio, una mujer elegante, una mujer de buen vestir, ahora ella está según el decreto firmado por el mismo alcalde, para ordenar papeles y contestar el teléfono y creo que ni eso la dejaba hacer”, señaló.

Abogada, el alcalde dice que es como a petición de ella misma por una enfermedad en el fondo.

– No, no es así, claramente a partir de este rechazo que le tiene al señor Arévalo, porque ella no se deja doblegar, ella rechaza el requerimiento, me imagino que otras mujeres quizás, no lo sé, a lo mejor pueden no hacerlo y se ven a lo mejor sometidas, ella no lo  hizo y a partir de eso vienen represalias, acoso laboral, y la empiezan a cambiar de funciones; la cambian a la biblioteca municipal, después ella es cambiada, de haber sido inspectora de patio, es cambiada al departamento de Educación, como le digo, según decreto exento, para ordenar papeles y no recuerdo más tal cual. Nosotros acompañamos toda esa documentación en el juicio, ella era una funcionaria brillante y hoy en día cualquier persona la puede ver, y obviamente no es lo que ella solía ser como mujer. Su dignidad de mujer fue vulnerada, créanme que eso debe ser… eso merece hacerse justicia, eso era lo que ella pedía a gritos en mi oficina.

Abogada centrémonos en lo que ella le comentó a usted y que vienen siendo los puntos principales y que dan motivo a esta demanda de acoso laboral y también sexual. ¿Qué le cuenta ella sobre lo que le pasó?

– Bueno, ella cuenta que era inspectora de patio y que los viernes y sábado hacía talleres de violín para los niños, y que ella era supervisada constantemente, no teniendo por qué, por el señor Arévalo mediante horas extras. Me dice que en estas horas extras la acosaba, la supervisaba, estaba encima de ella generando estos roces, generando abrazos interminables, y generando situaciones. Nosotros vamos a ir con un siquiatra que habla del comportamiento de este tipo, que es sicopático hacia ella y que ella lo tolera puesto que hay estudios que mujeres sujetos de acoso sexual están en una situación muy compleja y difícil de enfrentar, y de hecho ella demoró años en atreverse. Si bien comienza como acoso laboral en el 2017, todo esto finalmente lo termina enfrentando decisivamente ahora como acoso sexual, laboral, si bien Contraloría lo anuncia como acoso sexual, en Contraloría a principios de marzo, no hace absolutamente nada porque ella lo denuncia formalmente en Contraloría General de la República y esta entidad le ordena al señor alcalde efectuar investigaciones hacia el señor Arévalo Galarce, y este sumario que siendo legalmente son veinte días de investigación, nada ocurre.

Abogada, llega al acoso sexual, que eran roces, porque también se habla que en su momento, como finalizando esto, termina por tocarle los pechos contra su voluntad en la oficina. Cuéntenos esa situación.

– Sí, esa es la situación que finalmente ella se opone y que después ella dice que después comienzan las represalias, porque ella no accede finalmente a -me imagino- a lo quería este sujeto, empiezan las series de acoso laboral que la llevan a tomar licencia tres años de duración.

¿Dónde sucede cuando le toman los pechos?

– Me parece que esto es en la oficina del señor Arévalo, si de hecho la llamaba a la oficina el señor.

Ahora la denuncia por acoso sexual contra el alcalde, donde dice que le mete la mano por debajo del vestido, invitaciones.

– Ella me dice que él constantemente, en actos públicos, la hacía aparecer en fotografías, la llamaba, la hostigaba a estar junto a él en actos públicos, cuando a lo mejor no le correspondía, a cenas y cosas por el estilo, y por ejemplo en una cena en específico la tocaba por debajo de la mesa, ese tipo de cosas, besos ‘cuneteados’, invitaciones a salir, ese tipo de acoso.

Volviendo a la situación de su representada ¿ha logrado conversar con ella, como está hoy?

– Ella está… ella pasa por momentos, ella está muy dañada, está con muchos fármacos, tuvo crisis de pánico, siendo llevada en ambulancia desde su lugar de trabajo porque se le intentó reinsertar en el Departamento de Educación, pero tuvo crisis de pánico y actualmente está con licencia, está mal, ha tenido que juntar fuerzas para poder afrontar este juicio.

 

SIN JUEZ

En esta parte la abogada hace una acotación, indicando que llamó al Tribunal Laboral, donde le dijeron que no tendrían juez para la audiencia de hoy hasta el momento. Le van a confirmar después de las doce de la noche. El juez está de vacaciones y el otro magistrado estaría con licencia. Por lo tanto tiene incertidumbre si se realiza o no la audiencia hoy. Esto lo lamenta porque su representada está buscando justicia; “que haya un retraso para esto realmente le afecta, ojala que no sea un retraso de mucho tiempo porque obviamente ella se ha preparado, todos nos hemos preparado por ella, todos los profesionales y toda la gente, me imagino las mujeres de Catemu se han preparado y no saber tener la incertidumbre a estas altura de si vamos a tener tribunales o no, es lamentable”, señaló Paulina Jeria.

¿Finalmente qué se busca con todo esto abogada?

– Ella busca justicia, ella busca sentir que tuvo después de estos largos años, que hay justicia, y esto justamente a través de una indemnización, lo que suelen buscar las personas cuando son dañadas.

Agregó finalmente que de todas maneras también está la posibilidad de enviar los antecedentes al Ministerio Público.

Destacó que todos los relatos son creíbles.

 

El acoso laboral es una práctica que se da con bastante frecuencia, sobre todo en el ámbito público. (Foto referencial)
El acoso laboral es una práctica que se da con bastante frecuencia, sobre todo en el ámbito público. (Foto referencial)

 

Paulina Jeria Silva, abogada de la víctima
Paulina Jeria Silva, abogada de la víctima