Vive con 11 perros y un hijo discapacitado, pero no le falta amor:

Pedimos a nuestros fieles lectores y a las autoridades de nuestra comuna y provincia, en este caso al Serviu, Municipio y Gobernación, así como a instituciones sociales, que presten mucha atención a la historia que hoy publicamos en Diario El Trabajo. Se trata de una abuelita de 88 años de edad, quien vive en una media agua de latas en el cerro La Virgen, camino al Vertedero La Hormiga, en compañía de su hijo Humberto, también adulto mayor.

A su situación hay que ponerle atención, porque pese a que vive con once perros y varios gatos en una habitación donde se mete el frío por las noches y cae un chorro de agua cuando llueve, esta adulta mayor no está abandonada, sus dos hijas y el hijo la asisten, la bañan, la alimentan y le brindan cariño, pero ella se niega a salir de ese lugar. Aún así no sólo de amor vive una madre, necesita apoyo de nuestras autoridades para mejorar esa casita tapada con plásticos, lonas y latones viejos.

FRÍO EN LA NOCHE, AGUA CUANDO LLUEVE

Diario El Trabajo visitó a doña Natividad Rojas Covarrubias, allá nos atendió y aunque no escucha bien, con sus hijos pudimos conversar para conocer bien esta situación. Marcela Farías Rojas, hija de doña Natividad, fue quien habló con Diario El Trabajo a nombre de su madre y de sus familiares, quienes dentro de sus posibilidades cuidan de ella: «No se ha podido postular a mi madre, ella tampoco quiere salir de acá, ella está acostumbrada a vivir con sus animales, con el clima de acá, no le gusta la bulla, entonces ella quiere seguir viviendo acá con sus perros, sus gatos, y también está acostumbrada al fuego para el frío», comentó Marcela.

¿Cómo hacen ustedes para bañar a su madre?

– Para el baño, cuando hace calorcito se calienta agua en un tarro, se limpia con jaboncito la parte de arriba va primero, después para abajo, y cuando hace harta calor no, ahí ella se sienta en su silla de ruedas, la enjabonamos entera y le echamos el agüita. La cabeza se le lava aparte, no todo el cuerpo junto porque tenemos temor de que se nos vaya a enfermar, por eso la lavamos de a poquito.

¿En materia de vivienda, qué es lo que ustedes necesitan para que doña Natividad no pase fríos en invierno?

– Por ejemplo, el techo yo creo que se tendría que cambiar, forrarla un poco más por dentro, ya que nuestros recursos son escasos, apenas juntamos unas pocas monedas para poderle forrar una parte donde duerme ella, se mete mucho el frío en la noche cuando caen muchas heladas a ella se le humedece todo abajo (…) Mi madre y mi hermano Humberto que la cuida, no necesitan casa nueva, quizás sí la necesitan, pero en esta entrevista lo que necesitamos es que nos ayuden a forrar la casita que ya tenemos acá desde hace 28 años, reforzar, forrar el cielo raso y a los lados, y cambiarle zinc (…) con las lluvias no se moja el piso con agua del cerro porque se le hace una canaleta a los lados en el patio, sólo que sí hay una gotera entre la pieza de mi hermano y la de mamá, cae un chorro de agua, hay que ponerle una carpa, esta media agua yo se la compré a mamá hace muchos años, cuando traían casas el Hogar de Cristo para vender, en esos años me costó $125.000.

SERVIU AL TANTO

Nuestro medio consultó a la delegada biprovincial del Serviu, Patricia Boffa Casas, sobre este caso, y la misma nos indicó que «lo primero que vamos a hacer a la brevedad es enviar un asistente social del Serviu para poder ver la situación antes de comprometernos a poder generar alguna acción que nosotros podamos hacer, de esta situación estoy al tanto desde el pasado fin de semana cuando se comunicaron conmigo del Colectivo LGTB quienes fueron en ayuda esta señora con una cama, un colchón y mercadería. En nuestro caso como Serviu estamos muy interesados en ayudar, primero lo que tenemos que tener es una evaluación y saber si podemos intervenir como Serviu, o colaborar en este caso social que nos ha tocado a todos el corazón», dijo Boffa.

LO QUE NECESITAN

Hablando con esta familia de adultos mayores sobre lo que necesitan con urgencia, ellos nos reportaron: Una lavadora que tenga centrífuga, una refrigeradora, un baño químico, pues usan una letrina o pozo de campo, un cilindro de gas para estufa, que sus paredes sean forradas y techumbre para la media agua. Importante destacar el esfuerzo que está haciendo el Colectivo LGTB en beneficio de estos adultos mayores.

Roberto González Short

Esta abuelita de 88 años de edad, Natividad Rojas Covarrubias, vive en una media agua de latas en el cerro La Virgen, camino al Vertedero La Hormiga.
Esta abuelita de 88 años de edad, Natividad Rojas Covarrubias, vive en una media agua de latas en el cerro La Virgen, camino al Vertedero La Hormiga.
CERRO ABAJO.- En estas condiciones está la techumbre de la media agua donde vive doña Natividad en el cerro La Virgen, camino al vertedero La Hormiga.
CERRO ABAJO.- En estas condiciones está la techumbre de la media agua donde vive doña Natividad en el cerro La Virgen, camino al vertedero La Hormiga.
ABANDONADA NO ESTÁ.- Ella es doña Natividad Rojas Covarrubias, acompañada de sus hijos Humberto y Marcela, y una solidaria vecina.
ABANDONADA NO ESTÁ.- Ella es doña Natividad Rojas Covarrubias, acompañada de sus hijos Humberto y Marcela, y una solidaria vecina.
NECESITAN APOYO.- Aquí está la ropa ya lavada con gran esfuerzo, atrás vemos los plásticos, cartones y lona con la que se cubren del frío y la lluvia.
NECESITAN APOYO.- Aquí está la ropa ya lavada con gran esfuerzo, atrás vemos los plásticos, cartones y lona con la que se cubren del frío y la lluvia.
Natividad Rojas Covarrubias, 88 años de edad, ella enfrenta todos los días la vida con optimismo.
Natividad Rojas Covarrubias, 88 años de edad, ella enfrenta todos los días la vida con optimismo.