Alcalde Reyes valoró gesto de OHL de no destruir antiguos corrales de El Chalaco

15
La empresa OHL decidió preservar este sitio histórico tan importante para los putaendinos.

PUTAENDO.- Luego de conocida la noticia informada en exclusiva por nuestro medio, en cuanto al temor de vecinos y dirigentes por la eventual destrucción de antiguos corrales ubicados en el sector de El Chalaco de Los Patos, el Alcalde Guillermo Reyes destacó el gesto de la empresa OHL que desistió de derribar estos elementos.

La autoridad comunal dijo que luego de recopilar todos los antecedentes se pudo dar cuenta que en el estudio de impacto ambiental se lograron ubicar varios sitios arqueológicos protegidos, pero que este estudio no logró determinar que los antiguos corrales de ese sector sean sitios arqueológicos patrimoniales, por lo que ante los ojos de la ley no tienen ninguna protección, pero sí ante la comunidad putaendina que siente como propia la existencia de estos corrales.

En este contexto, Guillermo Reyes dijo que valoraba y agradecía la determinación adoptada por la empresa OHL, y en especial por su ingeniero administrador Carlos Solís, en cuanto a que a pesar de tener todas las facultades legales emanadas por el MOP para derribar los antiguos corrales, esta empresa desistió finalmente de realizar esos trabajos, por lo cual quería agradecer públicamente la determinación que lo deja un poco más tranquilo en cuanto al futuro de estas estructuras de piedra.

El edil señaló que recibió respuesta formal del inspector fiscal del MOP al documento enviado a esa cartera para que se pronunciara sobre este controversial tema, agregando que en parte de la misiva, el funcionario le indica que «hasta que no se clarifique por estamentos competentes, estos corrales no se tocarán», lo que a juicio del Alcalde Reyes es un avance, pero persiste la incertidumbre, razón por la cual reiteró que de ninguna manera estaba satisfecho con esta respuesta, agregando que insistirá para que de manera oficial se pueda resguardar estos antiguos corrales que hoy perfectamente pudiesen estar ya derribados de no haber sido por la presión social de los dirigentes, la rápida respuesta de la municipalidad y la disposición de la empresa OHL, que pudo solo en un par de horas haber borrado años de una rica historia patrimonial de Putaendo.

Patricio Gallardo M.