Alumnos del Max Salas nuevamente se tomaron el establecimiento

23
El director del establecimiento se reunió con los alumnos para conocer los motivos de esta nueva toma.

Medida de presión tomó por sorpresa a los profesores y directivos.

LOS ANDES.- Una treintena de alumnos del Liceo Max Salas Marchán inició a contar de la mañana de este jueves, una toma de carácter indefinida del establecimientos en apoyo al movimiento estudiantil a nivel nacional.

Si bien los jóvenes estaban apoyando el movimiento estudiantil a nivel nacional que exige profundas reformas a la educación chilena, habían desistido de realizar nuevas tomas para no ver afectado su año escolar.

El Director del Liceo, Carlos Sánchez, manifestó su extrañeza por esta medida adoptada por el alumnado, “pues ellos apoyaban los postulados de la Confech de manera pasiva y si bien esta paralización no nos perjudica mayormente porque iniciamos antes las clases, tendríamos que alargar el año escolar hasta el 16 de diciembre, sumando también algunos sábados”.

Sánchez dijo que al terminar una reunión explicativa de los Liceos de Excelencia, los jóvenes le comunicaron la decisión de la asamblea general de alumnos de iniciar esta toma de apoyo a la Confech.

El director dijo que el profesorado del Liceo se puso a disposición de los jóvenes a fin de realizar turnos éticos para que al menos los alumnos de octavo básico mantengan sus clases ya que deben rendir pruebas Simce.

En tanto, el Director del Liceo vespertino y concejal de Los Andes, Oscar Eduardo Araya, consideró inadmisible esta toma, “pues este liceo que acaba de ser seleccionado como Liceo Bicentenario y que va a recibir más de 600 millones de pesos, ha perdido más de 150 alumnos desde marzo a la fecha, y para que siga funcionando el Liceo necesita alumnos”.

Araya afirmó que esta toma complica enormemente la situación de los alumnos de la jornada vespertina, “pues se trata de gente que trabaja y que necesita sacar sus estudios lo más pronto posible para entrar con mayor éxito al mundo laboral”.

Por su parte, la vocera del centro de alumnos, Claudia Burgos, reafirmó que los motivos de la toma se deben a que el protocolo de acuerdo firmado en junio con el municipio para mejorar las condiciones del Liceo, no se ha cumplido.

“Hubo reuniones para coordinar algunos temas como el caso de los pasajes para que fueran más baratos en las micros, lo de la biblioteca con un horario más amplio de funcionamiento y otras cosas que no se han cumplido”, expresó.

Asimismo, Burgos dijo además que hay molestia en el alumnado por los rumores acerca de que el Liceo sería acoplado con la escuela John Kennedy para llevar a ese establecimiento a los séptimos y octavos.

También reiteró el apoyo el movimiento estudiantil a nivel nacional, principalmente con lo que tiene que ver con el fin al lucro.

En este sentido, informó que el viernes no habrá clases en el liceo, situación que se mantendrá al menos hasta el lunes.