Después de dos meses hospitalizado volvió al San Camilo para agradecer con su guitarra

Ramón Astudillo es un conocido maestro constructor y folclorista de San Felipe que debió ser hospitalizado por una potente bacteria que lo dejó por los suelos durante más de dos meses, y en agradecimiento al excelente trato que recibió durante su estadía en el Hospital San Camilo, se prometió que cuando se sanara volvería para agradecer y a su vez, alegrar al resto de los pacientes.

Y cumplió. Don Ramón volvió junto a su señora y su guitarra para pedir respetuosamente si podía concurrirá las salas de hospitalizados a cantar unas tonaditas para alegrar a los pacientes que como él están pasando momentos amargos producto de su estado de salud. Y la respuesta del centro de salud fue inmediata: ¡porsupuesto! le dijeron, conscientes del placer que les genera la música a los pacientes.

De esta manera, el folclorista terminó su primera visita en medio del aplauso de los hospitalizados y la gratitud de los funcionarios, con la promesa de que seguirá viniendo una vez a la semana para, como el mismo dice, devolver la mano.

Para mí esto es una terapia, una forma de agradecer por tanto apoyo y tan buen trato que recibí en el Hospital San Camilo, ya que sólo uno sabe lo que se sufre estando en cama por tantas semanas y por lo mismo, el apoyo que te entregan los funcionarios es fundamental para tu recuperación”, aseguró Astudillo.

Por su parte Ricardo Salazar, director del establecimiento, agradeció también la nobleza del gesto asegurando que el recinto siempre está abierto a las iniciativas que buscan alegar a los pacientes y traer cultura a las salas de hospitalizados. “Los estados anímicos son potentes aliados de la recuperación de nuestros pacientes, así que agradecemos a Don Ramón y a todos quienes buscan alegrar y también retribuir lo bueno que recibieron en el hospital”.

 

El folclorista terminó su primera visita en medio del aplauso de los hospitalizados y la gratitud de los funcionarios, con la promesa de que seguirá viniendo una vez a la semana para, como el mismo dice, devolver la mano.

El folclorista terminó su primera visita en medio del aplauso de los hospitalizados y la gratitud de los funcionarios, con la promesa de que seguirá viniendo una vez a la semana para, como el mismo dice, devolver la mano.

 

Ramón Astudillo ama la música y pretende concurrir semanalmente a entretener a los pacientes.

Ramón Astudillo ama la música y pretende concurrir semanalmente a entretener a los pacientes.

 

Aquí lo vemos en compañía de su esposa Jacqueline Figueroa.

Aquí lo vemos en compañía de su esposa Jacqueline Figueroa.

error: ¡Este contenido está protegido!