«El limpiar la corrupción en la municipalidad te va dejando enemigos»

1628

Alcalde Christian Beals analiza su derrota a horas de entregar el mando:

  • Edil realiza un positivo balance de sus 8 meses de gestión, destacando como principales logros la ‘limpieza’ en el municipio y la eficiencia administrativa. Mañana martes entregará el cargo al alcalde Patricio Freire Canto.

A sólo horas de entregar el cargo que ostentó durante 8 meses, el alcalde Christian Beals Campos conversó en extenso con Diario El Trabajo sobre lo que fue esta experiencia como primera autoridad comunal, sus principales logros, las causas de su derrota en las urnas y las diversas irregularidades que descubrió y corrigió en la municipalidad, según manifiesta.

Junto con asegurar que no tiene ningún problema en entregar mañana martes su cargo a Patricio Freire Canto, al iniciar la conversación recordó en primer lugar que al cargo de alcalde llegó como concejal designado por el Concejo Municipal, y que durante los cuatro años que ejerció como concejal, básicamente se preocupó que los procesos administrativos fueran transparentes; «y denunciar los actos irregulares que sucedían en los contratos que tenía la municipalidad, especialmente en el tema de empresa de luminarias. Esa fue una de las principales labores que yo desarrollé como concejal, con lo cual llegamos al TER, Tribunal Electoral Regional, el que posteriormente, después de un largo proceso, dictaminó que el alcalde titular debía ser suspendido de su empleo por tres meses por graves irregularidades en su mandato, que es primera vez que sucede en Aconcagua que un alcalde es destituido. Y esa labor se desarrolló con el único concejal que acompañó, que fue Juan Carlos Sabaj, y eso se vio reflejado en la votación altísima que obtuvo como concejal, siendo reelecto».

¿Por qué esa votación no se ve reflejada en Christian Beals?

– Se ve reflejada porque yo asumí el cargo de concejal con 960 votos y saqué más de 5.200, o sea aumenté cinco veces mi votación. Lo que pasa es que sucede un fenómeno nacional, donde la gente de centro-derecha primero no acude a votar en un gran porcentaje, y segundo mucha gente que era de centro, por las malas políticas aplicadas por el tema Covid, desviaron su voto hacia gente de izquierda. O sea el 32% normal nacional de gente que apoyaba a la derecha, bajó al 20% a nivel nacional. Y mucha gente, probablemente dos mil y tantas personas que votaban por nosotros, votaron por la izquierda. Cuyos resultados se van a ver con el desarrollo del tiempo.

¿Eso sería lo único como análisis de la derrota, no incluye también ese perfil autoritario que se crítico al alcalde Christian Beals?

– También hay una denostada campaña de desprestigio a las labores que yo realicé, primero como oficial de Carabineros, señalándome como torturador. Segundo, la denuncia del hospital que yo había asesinado gente, un cuasidelito de homicidio, que es una persecución de tipo política porque el paciente eventual que falleció de un infarto, ni siquiera lo conocí, no lo atendí ni lo vi. Y por último el hospital filtró una investigación sumaria, con mucho escándalo, de que yo debía dinero por haber ejercido mi cargo de concejal en horario funcionario. Una trayectoria impecable de 40 años manchada por gente con intenciones partidistas, y recién hace tres días se determina que no hay ningún hecho que yo tenga que pagar, no debo nada, y solamente como cargo impugnan una anotación de demérito que en realidad no sé por qué es, pero es nada comparado con todo lo que se dijo y ahora nadie sale a aclarar que yo no tengo ninguna responsabilidad en eso. Entonces toda esa campaña influyó en mostrarme como un tipo distante, muy lejano a la gente, lo cual no es cierto. Y también el hecho de limpiar este sistema de corrupción en la municipalidad te va dejando enemigos, cada persona que sale de acá es multiplicada por cinco familiares. Esa labor la hice yo sabiendo lo que significaba, pero la hice, yo creo que nadie se habría atrevido a hacer una labor de ese tipo.

Pero aún así Freire obtuvo más votación.

– Eso es lo extraño, que la gente no valora los hechos de corrupción que hubo aquí, que le metieron la mano al bolsillo en dos mil y tantos millones de pesos. Y empiezo a decirte: Secotec 40 millones que todavía no se investiga, la persona que estaba ahí recibía tres sueldo diferentes; tenemos que pagar 350 millones de indemnizaciones a la gente de parquímetros porque no se les pagó a tiempo, y se les dijo y se les insistió que tenían que pagar sus sistemas previsionales; tuvimos que pagar 500 millones de pesos a la empresa Citeluz en forma ilegal, les faltaba un voto. Y así: 500 mil pesos en horas extraordinarias a todos los directores que nadie hizo, pagábamos casi 40 millones de pesos en horas extraordinarias mensuales. Eso a la gente no le importa, lo desestima, no le afecta. Y eso es lo raro, cómo una ciudad con todos estos hechos, vota por la misma persona.

Ahí volvemos a la pregunta, ¿hay un mea culpa de Christian Beals respecto a lo que se denomina este perfil autoritario?

– Es que no es mío, o sea me lo pusieron, yo tuve una campaña sostenida. Yo cuando di una entrevista a la televisión, exaltaron un chiste malo y lo pusieron en el tapete nacional. Después dijeron que era misógino; a mí me gustan las mujeres, o sea nunca he sido enemigo de las mujeres. Y así me han dicho funcionarios de la misma municipalidad que era asesino; ¿asesino de qué?, yo me he dedicado a salvar vidas toda mi vida. Entonces ese perfil pagado, direccionado, había un tipo al que le pagaban $400.000 mensuales para escribir todos los días cuestiones contra mí en Facebook. Esa campaña para gente ignorante, que no tiene conocimiento, puede que resulte, pero el tipo que es entendido y que sabe los problemas, dice ‘en realidad este es un ataque por la lucha que hizo y que nadie se había atrevido’, una lucha difícil contra la corrupción. Imagínate 200 funcionarios gozando de buenos sueldos, superiores a los funcionarios normales, sin horario, sin control, recibiendo un cheque mensual sin hacer nada; lamentablemente ahí multiplicas la cantidad de enemigos por sus familias.

Volvamos al balance. ¿Qué sería lo mejor, lo que más destacaría de su gestión.

– Primero normalizar direcciones muy importantes en su funcionamiento como es Dideco. Ahí trascendió que había 723 cajas de mercadería perdidas, que son 21 millones de pesos. Eso es dinero de todos los chilenos y alimentos que no llegaron a la gente, que se perdieron, entre comillas porque está en proceso judicial. Otro servicio importante es Secplac, que durante 8 años no hizo ningún proyecto, todos los licitaba, y la persona que llegó ahí a cargo, llegó con las manos adelantes y atrás el año 2015 ganando un millón de pesos, que la mitad iba a pago de pensión de alimentos, y termina 5 años después en una casa de alto valor y vehículo último modelo, imposible con un sueldo público. Entonces esas son las cosas que uno tiene que investigar y hacer los procedimientos, o sea cómo se produce enriquecimiento de funcionarios municipales.

Entonces lo mejor fue la limpieza de la municipalidad. ¿Y qué sería lo peor?

– Bueno ahí te digo durante 8 años Secplac no hizo ningún proyecto importante, y el único proyecto importante, que lo dio el Estado, que era el polideportivo, lo perdieron porque durante 4 meses no supieron decir dónde había que instalarlo. En cambio yo en estos meses hice más de 25 proyectos operativos. Los procesos administrativos de cobro, tanto en Finanzas como en Rentas; el número de horas extraordinarias; el control funcionario; y la garantía de dar concursos transparentes como el que recién terminamos, donde postularon 90 personas para seis cargos que fueron dados a funcionarios que estaban esperando hace 18 años un cargo, eso habla de la transparencia de mi gestión. No fue ninguno para gente cerca mío.

Algo que considere mal hecho durante su gestión, que no haría de nuevo.

– Deberíamos haber insistido más en aplicar rápidamente -que está en proceso- la auditoría, por una empresa externa, que es la que finalmente va a determinar lo que la Contraloría ya determinó, la irregularidad en cuentas corrientes que tiene la municipalidad de más de 500 millones de pesos y mucho más que está sin aclarar, creo que eso nos faltó. Pero la licitación ya está en proceso, está en Mercado Público.

Qué motiva a Christian Beals a salir de la comodidad de la consulta médica para entrar a la política.

– El deseo de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, porque tú como alcalde, direccionando, puedes mejorar. Yo como médico puedo mejorar de a uno, pero como alcalde puedo mejorar a miles de personas, su calidad de vida.

¿Pero hay una trayectoria detrás de, dirigente estudiantil, alguna militancia política antes?

– Militancia política no tenía porque yo durante 30 años, como oficial de Carabineros, no puedo pertenecer a ningún partido político, pero siempre tuve mis ideas súper claras sobre la actividad profesional, el desarrollo especial y el esfuerzo personal para lograr las cosas, y no del Estado. Ese es mi pensamiento básico, que con desarrollo y esfuerzo uno puede lograr lo que quiere, y no a expensas de que le estén regalando cosas como la mayor parte de la gente de izquierda espera, de que el Estado les reparta lo que ganan los demás.

Esto de la política y los cargos públicos tiene costos personales, familiares y profesionales. ¿Vale la pena?

– El daño que se hace a la imagen de una trayectoria como la mía, impecable como médico, mi hijo se acaba de recibir de médico pero él  me conoce muy bien y sabe que todos esos ataques son infundados. Obviamente hay un daño, pero yo tengo un carácter especial también, a mí realmente un ataque certero, con base, me dolería, pero son todos sin fundamentos, la gente grita sin saber lo que está hablando. O sea cuando la gente a mí me grita asesino, yo digo pobre gente, vieran a todas las personas que he salvado en urgencia, con penetraciones torácicas, enfermos muy graves que he operado y han salido adelante, Y eso lo he demostrado durante 40 años, entonces a mí eso me resbala, no me afecta.

Hablemos del incidente del ‘charchazo’.

– El tema del ‘charchazo’, compraron en $500.000 el video, lo amplificaron, lo modificaron y lo editaron, no es el video real porque yo conversé con el tipo. Tampoco fue un charchazo, fue un toque en la mejilla y además el tipo no era un andante, es un argentino que deposita todos los días plata en las cooperativas y estaba destruyendo la pileta.

¿Eso habrá sumado o restado en la votación?

– Yo subí de 11 puntos que tenía subí a 22 (con el incidente), porque la gente normal entiende que si alguien está destruyendo, tiene que detenerlo. El mundo actual está muy complicado, todo es no, que no se puede hacer, que no lo toquen, que pobrecito. Eso es lo que hemos perdido los chilenos.

¿Fue un buen alcalde?

– Yo creo que una buena administración municipal, un tipo ejecutivo, ágil, puede dar mucho a la ciudad. Por ejemplo habían peticiones, casi 600 peticiones almacenada durante 5 años, sin responder. Cuando yo visité más de 80 unidades vecinales, todos pedían lo mismo: mejoramiento de sedes comunitarias abandonadas; colocar resaltos o reductores de velocidad porque las poblaciones se ven asoladas por vehículos a alta velocidad, los niños no pueden jugar; áreas verdes que no existían, inicié el tema Andacollo; mejorar la conductividad vial, sacamos las tachas que producían accidentes, los bolardos que estaban demás, con informe negativo del Cuerpo de Bomberos, no podían funcionar las bombas en caso de incendio; el plan de arborización que ha sido muy bien recibido, y cambiar algunas áreas direccionales de tránsito como las que estamos realizando, incluido Tocornal y Bernardo Cruz. Un ejemplo de eficiencia fue poner un semáforo de tercera luz en Maipú con O’Higgins que evitó la accidentabilidad que tenía. En estos meses yo demostré a la comunidad, no fue valorado 100%, pero demostré que un alcalde que se compromete, que tiene control y tiene liderazgo, puede hacer mucho por la ciudad.

Marco Antonio Juri

Christian Carlos Beals Campos, 66 años, médico egresado de la Universidad de Chile.
Christian Carlos Beals Campos, 66 años, médico egresado de la Universidad de Chile.