Insólita humillación a estudiante de 5º básico por deuda de 4 mil pesos

130
Por una insignificante deuda de cuatro mil pesos, la profesora jefe del curso le impidió a esta niña de 11 años asistir al MIM, humillándola frente a sus compañeros al obligarla a bajar del bus que estaba listo para partir.

Le impidieron disfrutar de soñado viaje al Museo Interactivo Mirador y la obligaron a descender de bus frente a sus compañeros por insignificante deuda.

PUTAENDO.- Un increíble caso de discriminación afectó a una estudiante del quinto básico del Liceo Manuel Marín Fritis, porque su apoderado mantenía una deuda de cuatro mil pesos con la directiva del curso.

El hecho ocurrió antes de las 7:30 horas de la mañana de este martes, cuando los estudiantes de quinto básico del Liceo Manuel Marín Fritis abordaron el microbús que los llevaría por todo el día al Museo Interactivo Mirador, momento en el cual la tesorera de la directiva de padres y apoderados del curso comenzó a pasar lista, pidiéndole a una menor de once años, cuyo nombre se mantiene en reserva, que bajara del microbús pues su apoderado no había cancelado la deuda con la directiva, la que asciende a la cantidad de cuatro mil pesos. La hermana mayor de esta menor que estaba en el lugar le pidió a la tesorera que por favor la esperara, y que durante las próximas horas cancelaría el total de la deuda. En ese momento, la tesorera llama a la profesora jefe del curso, que se encontraba en San Felipe esperando la delegación de estudiantes, la que dijo que si no pagaba la deuda debía bajarse, por lo que finalmente la menor en cuestión bajó llorando del microbús ante la mirada de sus compañeros de curso y de otros apoderados que estaban en el lugar, quienes repudiaron el hecho.

El padre de la menor, identificado como Christian Jiménez, acudió a nuestro medio para denunciar públicamente esta situación, asegurando que nada justificaba la irracional decisión que tomó la profesora jefe del curso, que fue finalmente quien ordenó que su hija no viajara a Santiago, agregando que con todas sus letras entiende que su hija fue discriminada por una deuda que reconoce, pero que de ninguna manera es tan grande como para haber tomado tal medida en contra de su hija que estaba muy entusiasmada con conocer el MIM, y que si le hubiesen avisado un día antes que no viajaría si no pagaba la deuda, hubiese enviado el dinero o simplemente no la hubiese mandado al colegio, para evitar la situación que vivió, y que en este momento la mantiene con una enorme pena y sin querer asistir más al liceo por el temor a ser víctima de bromas por parte de sus compañeros, ya que seguramente todos ellos comentarán la hermosa experiencia vivida en Santiago, mientras ella no podrá compartir el mismo sentimiento por la situación que le tocó vivir.

Christian Jiménez dijo que sin importar las disculpas y las explicaciones que hoy le den, el daño ya está hecho, y que no entendía como por cuatro mil pesos humillaron y discriminaron a su hija de tan solo once años.

El afectado junto a su esposa fueron recibidos por el Alcalde Guillermo Reyes, quien se comprometió a recopilar la información necesaria y entregar una versión oficial de este lamentable hecho que demuestra como erróneas decisiones, como en este caso, pueden causar un daño tremendo a una menor de once años por una deuda insignificante.