Jugador de Trasandino cuenta cómo viven los duros días que trajo el Covid–19

620

A estas alturas ya es mucho lo que se ha hablado y escrito sobre el difícil momento por el que atraviesan algunos clubes producto de la pandemia del Covid–19. Es indudable que los más afectados son los jugadores, más todavía si éstos son de clubes de la Tercera División, la que aún ni siquiera tiene una fecha tentativa para el retorno.

El plantel de Trasandino es uno de los que está sufriendo los embates de la prolongada detención a raíz que sus integrantes no están recibiendo sueldos (en Tercera no existen los contratos), a lo que se agrega que deben entrenar gracias a gestiones propias o la buena disposición que ha mostrado el cuerpo técnico comandado por Miguel Sánchez.

Diario El Trabajo quiso conocer cómo los jugadores del ‘Cóndor’ viven este momento, y para saberlo conversó con Bastián Lecaros (24), uno de los elementos que está llamado a ser importante una vez que regrese la acción a la serie mayor de la ANFA.

Bastián, ¿cómo ha sido todo este tiempo donde tú y tus compañeros no han podido hacer lo que más les gusta?

– Han sido momentos muy difíciles y sumamente complicados porque a lo económico se suma el día a día, donde no puedes compartir con tus compañeros. Este ha sido un proceso muy duro de sobrellevar.

¿Temes que esta larga detención repercuta de manera negativa en tu estado físico?

– Es evidente que costará al inicio, pero en lo personal creo no me pasará la cuenta porque he estado entrenando. Me he preocupado mucho y por lo mismo es que estoy trabajando en doble turno con un preparador físico personalizado, así que estoy muy enfocado en llegar muy bien al retorno.

¿Y la parte psicológica podría ser factor?

– El tema mental es muy importante para el jugador. Nosotros partimos el año y recibimos nuestra primera ayuda económica, y llegó la pandemia. Lamentablemente no llegamos a un acuerdo con los dirigentes en la parte económica y no hemos vuelto a recibir nada hasta nuevo aviso. Esto ha sido muy complicado para todos en el plantel.

¿Te hubiese gustado que la relación con los dirigentes hubiera sido más cercana?

– En esto es muy importante el lazo que se forma entre los dirigentes y los jugadores. Hubiese sido muy importante haber recibido un apoyo porque permite alivianar el tema mental; hoy estamos sometidos a mucho stress, y si se llega a volver todo puede repercutir de manera negativa. Nosotros queremos volver y cuando lo hagamos lo haremos con todo.

¿Y con el cuerpo técnico hay comunicación?

– Ellos se han portado un siete; siempre están preocupados por el bienestar de cada uno de nosotros. Eso demuestra que cuerpo técnico y jugadores estamos en la misma sintonía.

¿Te da miedo que este año termine perdiéndose, con todo lo que eso puede significar para algunos ya que esta serie tiene límite de edad?

– Perder un año sería catastrófico. Yo, José Arancibia, Iván Pardo y Allan Chaparro, somos los cupos de este año. Espero que este año haya torneo.

Seguro será un torneo corto por lo que no habrá margen para el error. ¿Te presiona mucho saber eso?

– Seguro será un torneo distinto a otros ya que con seguridad será zonal. Es claro que no habrá margen de error por lo que será una obligación ser muy fuertes de visita y casi invencibles de local.

¿Sabes de alguna probable fecha para el regreso?

– Todavía eso está en veremos, supe que la ANFA ha avanzado en algunos protocolos. Creo que nosotros dependemos mucho de lo que pase en el fútbol profesional, por lo que una vez que esos torneos se reinicien, recién ahí nosotros tendremos una oportunidad de volver. Ojala sea pronto.

El jugador está llamado a convertirse en uno de los hombres importantes en la escuadra andina.
El jugador está llamado a convertirse en uno de los hombres importantes en la escuadra andina.
Bastián Lecaros en uno de los encuentros de Trasandino durante la pretemporada
Bastián Lecaros en uno de los encuentros de Trasandino durante la pretemporada