La bohemia seguirá esperando: Bares abrirían primera quincena de octubre

1374

Se dio paso a la etapa de preparación donde restoranes y cafés que tengan terraza van a poder atender tomando todas las medidas correspondientes para evitar contagios por Covid-19. Sin embargo la bohemia deberá seguir esperando porque tres de los principales centros de diversión como Bar Brooklyn, Bar Brava y Nueva Estación, por el momento no van a abrir sus puertas a los parroquianos que quieran ir a disfrutar de un buen trago, una tabla de picar, un ‘happy hour’ o una buena conversación entre amigos, colegas de trabajo.

No se trata de que no vayan a abrir nunca más, sino que lo van a hacer, pero entre la primera y segunda semana de octubre porque por la cantidad de mesas que pueden atender, no costean los gastos de funcionamiento.

Nuestro medio conversó con Max Montenegro, administrador del Bar Brooklyn que queda ubicado en la intersección de la Avenida O’Higgins con Cajales, y nos comentó que este fin de semana no van a abrir «por un tema que con 12 mesas no costeamos el costo del local con abertura con la gente trabajando», dijo.

¿Se están poniendo de acuerdo con los demás, es decir otros bares de San Felipe?

– Claro, nosotros estamos en conversaciones, nos reunimos los bares que están acá en San Felipe para poder mitigar el tema de los costos que son arreglar el local para tenerlo apto por el tema de la pandemia, o sea que son los insumos lo que son los acrílicos que hay que tener frente a eso, y eso va a demorar prácticamente casi un mes más en que los locales estén aptos para abrir.

¿Pero una fecha aproximada en que abran todos? esa es en el fondo la idea.

– Sí, la idea es que se abran todos, si es que el mes de septiembre se pasa sin ningún traspié en el tema de los contagiados, que abra en octubre la primera semana, ese es el primer plan que hay.

Está demás preguntar, pero ¿cómo han sido estos meses, terribles o no?

– Malos… imagínate nosotros tenemos que seguir pagando el tema de las imposiciones de la gente, costos del local, y es plata que sale del bolsillo del local de nosotros.

¿Algún consenso con el dueño para rebajar un poco el arriendo o no?

– Sí, el dueño nos dio la facilidad que nos suspendió el arriendo hasta que nosotros tuviéramos la apertura del local nuevamente, esa fue la ayuda que nos dio el dueño del local.

¿Ahora qué opinión tiene que se esté pasando a esta etapa, es un poquito de ayuda en el fondo igual?

– No sé si la encuentro un poquito de ayuda, yo creo que es más factible, que es ayuda para la gente porque la gente en realidad está sin poder tener diversión o entretención, y en la casa yo creo que han subido hasta los índices de peleas intrafamiliares por el tema de la presión de estar encerrado y no poder salir a divertirse un rato, a distraerse.

Max, ¿una fecha aproximada en que ustedes podrían volver a atender público?

– Entre la primera y segunda semana de octubre.

¿Cómo está el personal de ustedes?

– Estamos en conversaciones con ellos, porque también no vamos a poder abrir al 100%, estamos hablando a lo mejor de una capacidad de unas 20 mesas como máximo, si es que nos dejan habilitar adentro.

¿Alguna ayuda del gobierno?, ya que se hablado tanto de bonos de ayuda al microempresario, ¿cómo ha sido en el caso de ustedes?

– Sí, la semana pasada nos ubicaron del Ministerio de la Cultura que son los que están encargados del área gastronómica acá en el Valle del Aconcagua, y nos están asesorando para poder tener beneficios en Sercotec.

¿Es lo único que les ha llegado?

– Es lo único que nos ha llegado.

¿O sea dinero, créditos blandos?

– No, no nos ha llegado nada de eso, hubiese sido muy necesario, pero no, no llegó nada de eso.

¿Les hubiera ayudado mucho a ustedes?

– Harto, hubiésemos mitigado todos los costos de lo que pasó hasta ahora, que son varios meses cerrados.

¿Pero hay esperanzas en que llegue alguna ayuda económica?

– Yo lo que sé es que ofrecieron un financiamiento para las reaperturas de los locales más menos aproximado de un tope de tres millones de pesos, que sí anda dentro de lo que uno necesita para poder abrir el local de haber estado harto tiempo sin funcionamiento.

Reiteró que en octubre tienen pensando abrir; «de hecho estamos trabajando en base a una plataforma ‘Reservas Unidas’ de los locales, cosa que la gente entre por ese portal, haga su reserva y vea si por ejemplo nuestro local está lleno puedan ir al Brava o ir a otro bar como el Bar Estación, y la gente no esté dando vueltas sin encontrar reserva, entonces vamos a tener una página unida donde van a estar todos los bares y la gente va a poder hacer su reserva ahí mediante esa página»,  finalizó Max.

Los locales que están en conversaciones son tres: Brooklyn, Brava y Bar Estación Riquelme Restobar.

Max Montenegro, administrador del Bar Brooklyn.
Max Montenegro, administrador del Bar Brooklyn.