Llevan 13 años pagando sólo 60.000 pesos por un apartamento

3056

Dueños piden que desalojen y el conflicto lleva meses:

  • Como medida de presión, dueños cortan el agua a estos inquilinos. Supuesto hijo de arrendataria que labora en minería, presume en redes sociales su lujoso auto recién comprado, pero no aceptan pagar ni un peso de aumento a quien le arrienda apartamento.

Un polémico drama es el que están viviendo dos familias, enfrentadas entre sí, a raíz de un pulso de voluntades que pugnan por lo que cada una de ellas cree que es ‘su justicia’. Se trata de un conflicto entre inquilinos contra arrendaría, una situación que nos lleva a explicar ambas versiones a nuestros lectores, pues así ha solicitado la arrendataria y en réplica la parte arrendataria también aceptó pronunciarse al respecto.

LA ARRENDATARIA

La parte arrendataria, en este caso la señora Ángela María Matamala Pedreros, quien quiso denunciar en Diario El Trabajo lo que ella considera un abuso por parte de la vecina que le arrienda desde hace trece años una vivienda ubicada en 2 Norte 145 Población Santa Elisa.

«Yo tengo como trece años de vivir arrendando acá, al principio era cero problemas y si había alguna diferencia todo era conversable, yo pago $60.000 por mes desde que empecé a pagar este arriendo (…) tengo una hija de 16 años de edad y sufre de hidrocefalia triventricular, tiene escoliosis y es atendida en Teletón y en el Hospital Calvo Mackenna, está en vías de operarse, es autista y tiene otras complicaciones u operaciones pendientes, pero los médicos le están dando prioridad a su columna», comentó Ángela a nuestro medio.

¿Cuándo inició el conflicto que usted mantiene con la dueña de esta vivienda que arrienda?

– El problema se complicó cuando hubo una fuga de agua en mi baño y salió la deuda más de 250.000, yo pagaba el excedente de gastos en agua, yo avisaba del gasto, este tema se fue agudizando porque un nieto de doña Mafalda Cerda se vino a vivir con ella, este nieto me solicitó que le pagara ese dinero el del agua en dos pagos, me dio un número de cuenta del Banco de Chile, mi hijo en cambio depositó a la Cuenta RUT del nieto de la señora, y eso generó un problema adicional.

¿Es verdad que este nieto y su abuela le cortaron el servicio de agua potable a usted y a su familia?

– Sí, ellos instalaron un sistema para poder cortar el agua a mi casa, ellos tienen el control, a veces me dan un hilo de agua, a veces a fin de mes me dan un poquito más de agua.

HABLA EL NIETO

Diario El Trabajo visitó la casa de doña Mafalda Cerda, quien nos atendió en compañía de su nieto Patricio Vaccaro Toro, quien habló por su abuela, ya que ella tiene 86 años de edad y prefirió autorizar a su nieto: «En este momento estoy hablando por mi abuela, yo me tuve que venir a San Felipe para hacerme cargo de ella, y sobre el tema de la señora Ángela Matamala y el arriendo del departamento de al lado. Me gustaría señalar que durante trece años esta gente ha pagado 60.000 pesos mensuales, impidiendo con excusas la posibilidad de que se les aumente el arriendo», indicó Patricio.

¿Qué clase de excusas ponen sus inquilinos para no pagar un mínimo aumento?

– Ángela me dice que ‘mi marido no tiene trabajo’, yo dudo que durante trece años alguien no trabajó y no pueda pagar un poco más de 60.000 pesos. Siempre mi abuelita intentó subirle al menos unos simbólicos 5.000 pesos para poder llegar a una cifra óptima, pero nunca se le pudo subir el arriendo, pues entiendo que es ya muy mayor. Resulta que me llaman de Esval y me indican que hay una deuda de más de 200.000 pesos de agua, efectivamente era por una filtración de una llave, yo pagué esa deuda y les pedí que me pagaran a mí esa plata, pues ellos querían repactar, pero ellos no pueden repactar porque el medidor está a nombre de mi abuela. Igual ellos me pagaron en cuotas esa suma. Al final de cuentas ellos hacen lo que quieren, no buscan el diálogo, cuando solicitaron permiso para una instalación en el baño, reclamó la señora Ángela que esa no es una casa, en fin, sostiene que eso no es una casa, en ese sentido mi abuela y yo decidimos pedir la casa, eso fue hace siete meses, estamos aún esperando qué fecha se ponen ellos mismos para irse, pero no se van. La exigencia no es ‘que se vayan’, al menos esperamos que nos indiquen cuándo se irán de nuestra casa.

¿Cómo resume entonces este drama?

– El punto es que nosotros no podemos entender, si les estamos pidiendo la casa, lo normal es que al menos ofrezcan pagar un poquito más, no se quieren ir, no les gusta la casa, dicen que es ‘una porquería de casa’, nos acusan de inhumanos, pero tienen una hija con hidrocefalia por más de trece años durmiendo en una pieza de 3X3 con tres personas más adultas, y cuando bañan a esta niña enferma en pleno invierno, la pasan mojada por el patio de la pieza del baño a su habitación, con los fríos que hacen, y en ese baño insalubre por los olores ahí la bañan, no podemos reparar (…) esta familia, un hijo de la señora trabaja en la minería y hace menos de tres semanas se acaba de comprar un vehículo, es una cosa descabellada, un Suzuki Vitara 2012, más o menos vale 9 millones de pesos, dentro de la casa hay bicicletas deportivas de al menos unos 300.000 cada una, entonces es un desquicio, no entendemos por qué no quieren pagar ni un peso más de arriendo.

Roberto González Short

SIN AGUA POTABLE.- Doña Ángela muestra su baño sin agua, ahí deben bañarse todos, incluida su hija enferma menor de edad.
SIN AGUA POTABLE.- Doña Ángela muestra su baño sin agua, ahí deben bañarse todos, incluida su hija enferma menor de edad.
Ángela Matamala, asegura ser víctima de quienes le arriendan un pequeño apartamento.
Ángela Matamala, asegura ser víctima de quienes le arriendan un pequeño apartamento.
Patricio Vaccaro Toro, nieto de la dueña de la propiedad.
Patricio Vaccaro Toro, nieto de la dueña de la propiedad.
En este pantallazo de video vemos a la supuesta pareja de doña Ángela desafiando a doña Mafalda y su nieto, de fondo se oyen en el video garabatos por parte de los arrendatarios.
En este pantallazo de video vemos a la supuesta pareja de doña Ángela desafiando a doña Mafalda y su nieto, de fondo se oyen en el video garabatos por parte de los arrendatarios.