Obispo afirmó que casa abandonada es de la parroquia de Putaendo

17
Cristian Contreras, obispo de la Diócesis de Aconcagua.

Es la parroquia junto a su consejo económico parroquial, quien debe solucionar el problema, señaló la máxima autoridad eclesiástica del valle.

PUTAENDO.- El obispo de la Diócesis de Aconcagua, Cristian Contreras, aseguró en forma tajante que la vivienda que se encuentra abandonada al inicio de la calle Brasil, efectivamente fue donada a la parroquia San Antonio de Putaendo mediante una herencia, pero que es la misma parroquia y su consejo económico el que debe solucionar la problemática que afecta a los vecinos.

Cristian Contreras dijo que la parroquia, dentro de sus atribuciones y obligaciones, administraba los bienes que se encuentran en la comuna de Putaendo, y que no es el Obispado el que debe tomar decisiones referente al futuro de dicha vivienda que actualmente se encuentra deshabitada en ese sector, agregando que efectivamente recibió la carta enviada por los vecinos y que ya ha entregado los cursos de acción y sugerencias al padre Pedro Salinas, párroco de la parroquia San Antonio de Padua de Putaendo, agregando además que como Obispado y en especial él como Obispo, no tienen responsabilidad ni participación en las decisiones que tome la parroquia de Putaendo en cuanto al futuro de dicha vivienda.

La autoridad eclesiástica dijo que pedía a los vecinos del sector entender que no se cuenta con los dineros para contratar un guardia o una persona que cuide dicha vivienda, por lo que de ser ésta la solución mientras la vivienda no sea vendida, invitó a los vecinos a presentar una propuesta a la parroquia de Putaendo que también considere un aporte de la comunidad para eventualmente contratar un cuidador.

«He visto la publicación en este medio y debo precisar que como Obispo y encargado de la administración de esta Diócesis, no me corresponde a mi tomar decisiones sobre el futuro de esta vivienda, eso le corresponde a la parroquia de Putaendo, al padre Salinas y a su consejo económico parroquial, y le he solicitado expresamente agilizar lo antes posible la solución a la problemática que plantean los vecinos, y me ha explicado que el precio en que actualmente se vende la vivienda no se colocó al azar o por cuenta de la parroquia, sino de acuerdo a los estudios de mercado que se hacen a través de una tasación», señaló el Obispo Cristian Contreras.

Finalmente el padre Obispo dijo que se sentía profundamente dolido y atacado por las declaraciones del director de la escuela de música de Putaendo, Francisco Duarte, a quien dijo no conocer, agregando que mentía al atribuirle la responsabilidad de que hoy la escuela de música haya abandonado la ex escuela parroquial. «A este señor no lo conozco y jamás he hablado con él, recién esta semana me he enterado que en la ex Escuela Parroquial funcionaba esta escuela de música, y quiero decir que cuando las Hermanas Dominicas de la Presentación se cambiaron a su nuevo colegio, yo le solicité al ex sacerdote Francisco Valenzuela administrar este edificio, y que los dineros que pudiese recaudar fueran en beneficio de la parroquia de Putaendo, de ningún modo me estoy lavando las manos, pero en forma clara y categórica debo decir que no es decisión de este obispo el futuro de la ex Escuela Parroquial, y de convertirse en un mercado esa decisión debe pasar por el consejo económico de la diócesis porque es un tema aún mayor».

– ¿Pero cómo se entiende entonces que ya se le haya puesto un nombre y estén prácticamente acordados los arriendos?

«Es un tema que estoy indagando y que debo clarificarlo bien con el presbítero Salinas. Ahora lo importante es que por favor no dañen a la iglesia ni a este Obispo por situaciones que no son verdad en cuanto a desalojar o echar a esta escuela de música, porque eso es de falsedad absoluta, e indudablemente tanto la Iglesia como mi persona se nos ha hecho un daño gratuito por una situación que en nada tenemos responsabilidad», agregó Cristian Contreras.

Patricio Gallardo M.