Padre Ricardo Cortés Piffaut: “La Iglesia Católica no ha estado ausente de la contingencia nacional”

228
  • Sacerdote reconoce que ha habido violaciones a los derechos humanos en algunos casos durante el denominado ‘estallido social’.

 

A propósito del estallido social, algunos han echado de menos la Voz de la Iglesia Católica o Evangélica, defendiendo los derechos humanos de las personas, teniendo en cuenta dos informes rotundos donde se dice que en Chile se están violando los derechos humanos.

Decir solamente que hay una importante cantidad de gente que ha perdido un ojo. El caso de Gustavo Gatica, que lamentablemente perdió sus dos ojos. También la mujer que estaba esperando locomoción en un paradero. A nivel local han aparecido algunos testimonios donde jóvenes denuncian haber sido maltratados, como el caso de uno que recibió un impacto de balín mientras transitaba por Avenida Yungay. Un padre que andaba con su hija manifestándose pacíficamente, fue agredido por Carabineros, aparte de recibir mal trato en forma verbal.

Nuestro medio, teniendo en cuenta la conversación con el Padre Ricardo Cortés Pifuatt sobre la misa y marcha por la paz, aprovechamos de conversar esta sensación o sentir que hay en la comunidad sobre la ausencia de la Iglesia Católica en este caso.

Al respecto nos indicó que él cree que hay una cantidad incontable de iniciativas a nivel de la Iglesia Católica que se venían gestando desde antes: “El Papa nos dirigió una carta muy importante del 31 de mayo del año pasado, en relación a los abusos sexuales de clérigos; él dice que en Chile se incubó una cultura del abuso y eso fue profético, porque él, si uno lee ese documento de ocho páginas, no se refiere exclusivamente al tema de los abusos sexuales, él dice que en Chile la iglesia ha sido parte de abusos de poder, entonces eso ha permitido a la iglesia, reconocer que hemos cometido abusos de poder. Por ejemplo el sólo hecho del Ministerio que uno lleva, por la forma como viste, los lugares que frecuenta, a veces ha sido motivo de abuso de poder, porque uno le puede decir a la gente dentro de su grupo: ‘Mira, porque yo soy cura yo te lo digo’, esas son razones de poder, no son razones de inteligencia, de discurso”,  señala.

¿Pero ustedes sienten que han estado ausentes hoy en día como Iglesia?

– No, yo creo que al contrario, han habido una serie de iniciativas, lo que pasa que cuando uno entiende por iglesia, tendemos a asociar iglesia igual Obispo.

¿O saliendo en la prensa a defender y condenar las violaciones a los Derechos Humanos?

– Yo creo que han habido situaciones así, pero en las comunidades yo tengo hermanos curas que estamos trabajando mucho más cerca de la gente, de contener, de preocuparnos. Por ejemplo, algo que ha sido de Arica a Punta Arenas, conocer la constitución, facilitar conversatorios, participar en Cabildos, hay religiosas que están participando en Cabildos, nosotros hace tiempo que tenemos estas experiencias de Navidad con el hermano, cajas de navidad, bueno este año las vamos a reforzar porque sabemos que hay una preocupación por el sustento diario, entonces es otra forma de colaborar. En cuanto a las violaciones a los derechos humanos, creemos que en un país democrático están las instituciones funcionando, yo todavía sostengo que sí, entonces si alguien considera que ha sido violentado en sus derechos, los tribunales están abiertos, no estamos en dictadura; yo en eso me opongo sistemáticamente a pensar que estamos en una dictadura. Uno puede plantearse de que el gobierno hay cosas que son menos empáticas, ya ese es otro problema, pero no es una dictadura. Yo vengo bajando por María Eufrasia y veo que los tribunales funcionan.

¿Hay violaciones a los derechos humanos en esta época de estallido social?

– Yo creo que sí, es decir hemos sido testigos de algunas violaciones a los derechos humanos.

¿Sistemática cómo se dice?

– Sistemática… ahí yo me atrevería a decir que… que no, yo creo que han habido otras cosas y si es una violación así sistemática, si te refieres a los informes, ellos yo creo que tienen una cantidad de informes que yo desconozco. Yo vivo en San Felipe, trato de no encenderme ni perjudicarme por lo que vi en Santiago, yo no he viajado a Santiago desde antes del 18 de octubre. Suelo no ir mucho porque no tengo muchos motivos para hacerlo, y trato también de separar las cosas. Es decir, si nosotros estamos conversando en plena calle de San Felipe en un día en que se ha llamado a movilización nacional, y veo que en general cada cual trata de hacer su trabajo, si bien hay clases suspendidas, he visto el actuar de Carabineros en la ciudad de San Felipe y yo creo que, si me restrinjo a San Felipe, esa expresión creo que es un poco más compleja, porque requiere una determinación que lo hacen los investigadores y yo ahí prefería… yo creo que no, porque uno tendría que decir en cada país, sí han habido exceso de fuerzas que raya con la violación de derechos de las personas, he visto heridos por maltrato de obra a Carabineros y no siendo partícipes de ningún delito, entonces eso ya es violación de derechos, porque he visto heridos, pero me restrinjo a San Felipe.

Cabe recordar que en la Catedral de San Felipe funciona una coordinadora de Derechos Humanos, quienes recogen testimonios.

 

Padre Ricardo Cortés Piffaut, párroco de la Catedral de San Felipe, junto a Jaime Reyes, recolector de basura que estaba al lado ejerciendo su labor de barredor.
Padre Ricardo Cortés Piffaut, párroco de la Catedral de San Felipe, junto a Jaime Reyes, recolector de basura que estaba al lado ejerciendo su labor de barredor.