Personas en situación de calle prácticamente se «toman» sala de espera de Urgencia

Denuncia paciente que concurrió al San Camilo:

Una vecina que por un sangrado de nariz tuvo que concurrir el lunes en la noche al servicio de urgencia del Hospital San Camilo, se encontró con la inesperada sorpresa que la sala de espera de pacientes estaba literalmente «tomada» por personas en situación de calle, que usan la dependencia para dormir, impidiendo que las personas puedan hacer uso del lugar cómo corresponde. Al margen de eso dice que la hediondez es insoportable.
Por todo lo anterior señala que deben esperar en el pasillo, expuestos al frío de la noche porque la puerta se abre y se cierra. Se trata de la vecina Hortensia Meza Ureta, quien nos señaló lo siguiente:
«Antenoche (lunes), fui al servicio de urgencia entre las 11:00 pm, y las tres de la mañana. Mire, de la atención no me quejo porque el doctor me atendió súper bien, lo que quiero denunciar en estos momentos es que había en la parte donde los pacientes debían esperar la hora de atención, estaba tomado por todos estos muchachos en situación de calle. Habían cartones, otros que estaban tapados con frazada, mochilas y súper, súper hediondo, que la misma guardia a cada rato echaba Lysoform, y los pacientes esperábamos en el pasillo, cosa que me extrañó porque el doctor dijo: ‘Nosotros no podemos denunciar, pero ustedes como pacientes podrían hacerlo’, y la guardia me ha dicho ‘que por ley no podían echarlos’, entonces yo quiero que alguien me diga quién dice que la gente que vive en situación de calle, porque ellos quieren vivir en la calle, se tomen un área donde deben estar los pacientes esperando que los atiendan en un hospital, esa es mi denuncia», dijo.
Agregó que ningún paciente pudo ir a sentarse a la sala de espera «porque estaba fétido, además que andan bien mal olientes, para qué vamos a decir nada, ocupaban el baño, entonces los pacientes estábamos en el pasillo, de hecho se fueron más de diez personas, que la lista corría, no corría nunca porque volvían, volvían a llamar y nosotros dijimos señora por favor corran la lista, porque los pacientes se han ido por el mal olor que hay en el pasillo, esperando, más de treinta personas esperando, la verdad que yo estuve de las 11:00 hasta las tres de la mañana, hasta que se me quitó el sangrado de narices que llevaba, pero la atención del médico fue buena, de eso no me quejo, yo de lo que me quejo es de por qué esas personas van a dormir ahí», señala Hortensia.
– ¿Qué día fue esto?
– Antenoche, es decir el día lunes.
Es enfática en señalar que esta situación debe ser denunciada públicamente: «Ahí insultaban a la guardia, la gente le decía: ‘oiga, échelos’, y no es la forma», indica.
– ¿Cuántas personas en situación de calle había calcula usted?
– Cómo unas doce a quince personas, más o menos, porque ahí donde estábamos en el pasillo había otro señor que también estaba acostado en un par de sillas, o sea ya no quedaba lugar para acomodarse.
– O sea la impresión, según usted, ¿es que la sala de espera del servicio de urgencia está siendo tomada como albergue?
– Como albergue, sí así decía una niña que parecía albergue, entonces es como que alguien, la autoridad, se haga cargo y visiten aquello, que vayan al hospital a esa hora, a la hora de atención de urgencia, sobre todo en la noche porque uno normalmente se enferma en la noche y como era la segunda noche que me estaba sangrando la nariz, yo tenía que ir al médico por mi edad, por la situación.

HOSPITAL SAN CAMILO
Por su parte el Hospital San Camilo está consciente de la realidad detallada y ha realizado diversas acciones para superar el problema, ya que sus esfuerzos de mejora de la infraestructura  de Urgencias apuntan a generar condiciones óptimas para sus usuarios, como por ejemplo la instalación de aire acondicionado, dos televisores, cargadores de celulares, un teléfono salud responde y baños remodelados con sistema antivandálico. Estas mejoras se suman a otras realizadas anteriormente como la terraza ubicada en la salida del servicio, la señalética y el equipamiento. Todo para que los usuarios permanezcan en dependencias dignas, cómodas y agradables mientras esperan su atención o la de algún familiar. Pese a lo anterior, la llegada de personas que pernoctan en las dependencias obstaculizan este propósito, ya que no respetan el espacio común, apropiándose de la sala al utilizar varios asientos para dormir y dejando en mal estado los baños. El establecimiento ha realizado esfuerzos dentro de sus facultades para solucionar este tema y se han conseguido resultados, sin embargo, con el tiempo se repite el problema con nuevas personas que buscan esta alternativa como ocurre en diversas urgencias del país, por lo que el compromiso es seguir realizando medidas de prevención para mantener todas estas mejoras recientemente señaladas a disposición de los verdaderos usuarios de Urgencia.

Este es el pasillo donde deben esperar, según Hortensia, porque la sala de espera se encuentra tomada por los indigentes.

Este es el pasillo donde deben esperar, según Hortensia, porque la sala de espera se encuentra tomada por los indigentes.

Hortensia, paciente que denuncia públicamente la situación para que las autoridades tomen cartas en el asunto.

Hortensia, paciente que denuncia públicamente la situación para que las autoridades tomen cartas en el asunto.

error: ¡Este contenido está protegido!