Pobreza, Pandemia y Cuarentena obligan a familias a construir en terrenos fiscales

1909

Gobierno espera, Obispado auxilia y migrantes siguen construyendo:

  • Haitiano sin trabajo y en toma reconoce a Diario El Trabajo que no era esto lo que él esperaba cuando vino a Chile. Gobernador Claudio Rodríguez recuerda que este caso ya está judicializado. Obispado asegura que seguirá brindando ayuda humanitaria.

La humanidad sigue acorralada por las enfermedades, deudas, carencias de los recursos más básicos, y despojada también de sus sueños. Se trata de un drama humanitario que ocurre y se repite en casi todos los países del mundo, cuando no pueden disfrutar del Derecho Humano Nº 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establecida por todos los países que conforman la ONU: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad».

Citamos este artículo entre los 30 Derechos Humanos Universales, porque desde hace varias semanas cientos de personas se han tomado terrenos en el sector Surponiente de San Felipe (sector Parrasía), en los cuales ya se han instalado muchas familias con casas de material ligero o media agua, otros ya se instalaron con sus niños chicos y el drama humanitario cada día es peor.

DRAMA FAMILIAR

Fue con miras a conocer esta situación que Diario El Trabajo habló este miércoles con uno de los haitianos, padre de varios hijos, Guerlins Desis, de 32 años de edad, quien nos explicó su drama familiar:

«Salí de Haití a República Dominicana, pasé luego a Perú y de ese país me vine a Chile. Yo tengo una hija aquí nacida en Chile, y en mi país tengo tres hijos más con la misma esposa, ella está conmigo acá en Chile. Yo trabajaba agrícola en San Felipe, pero llevo varios meses sin pega», dijo el caribeño.

¿Cómo es la vida en estos terrenos? ¿Ya hay familias viviendo en esas pequeñas casas?

– Sí, ya hay personas viviendo en ese lugar.

¿Hay niños viviendo también ahí?

– Sí, hay niños viviendo ahí.

¿Cuántas familias pueden estar viviendo ahí?

– Sí, hay muchas familias, somos como 90 familias viviendo en lugar.

¿Cómo lograste conseguir un terreno para construir, alguien te lo vendió?

– Yo tengo un amigo que me llama por teléfono y me dice: ‘Yo tengo terreno acá y te paso la mitad’, él me pasó mitad a mí y yo ahora estoy construyendo una casa.

¿Sabes de alguien que esté vendiendo terrenos en ese lugar?

– No sé.

¿Cómo es que llegaste a este lugar, por qué dejaste de arrendar?

– Yo necesito una casa porque yo antes vivía en San Felipe, arrendaba, pero la dueña de la casa, una chilena, me manda a mí para fuera, entonces yo pasé a vivir en la casa de un amigo, ahora entonces yo necesito una casa para vivir con mi familia.

¿Usted esperaba que en Chile se encontrara con estas carencias?

– Yo esperaba algo mejor.

¿Qué le dicen sus familiares que viven en Haití al saber que ustedes la están pasando mal acá en Chile?

– Yo necesito verlos porque tengo ya como tres años viviendo en Chile, mi familia está muy triste pues no puedo llegar a mi país, no hay dinero para pasaje en avión, allá tengo hermanos, tengo papá, tengo mamá, tengo de todo allá.

¿Cómo es Haití en el tema laboral?

– Es la misma vida que en Chile, pero menos trabajo, menos agricultura. Hay Poco. Yo lo que pido es ayuda, trabajo, porque no tengo plata para mi familia.

GOBERNADOR RESPONDE

Las cámaras de Diario El Trabajo hicieron un recorrido al interior del Campamento El Carmen, como es llamado este asentamiento. En el lugar hay familias bolivianas, chilenas y haitianas. A nuestro paso vimos a personas construyendo, algunos niños chicos, gente cocinando y un ambiente de entusiasmo, esperanza en los rostros de quienes lo apuestan todo para construirse un techo.

Nuestro medio consultó por esta situación a quien representa al presidente Sebastián Piñera, el gobernador Claudio Rodríguez Cataldo, pues éste es un escenario en el que, aunque no sea legal el proceder, pareciera que estas personas ya nada más tienen que perder y han decidido hacer su última apuesta.

«Estoy muy consciente de la situación por la que están pasando las personas que están en este lugar, sin embargo, también debo señalar que se trata de un acto ilegal. Por lo mismo, al haberse tomado un terreno de propiedad privada y fiscal, el proceso se ha judicializado por denuncias de los afectados, por lo que habrá que esperar lo que resuelva el tribunal competente (…) En el caso de los extranjeros que participan de la toma, quisiera recordar que apenas asumió el actual gobierno del presidente Sebastián Piñera se propuso ordenar y regularizar la situación migratoria que en forma irresponsable abrió el gobierno anterior. Esta regularización se dio como opción incluso a quienes habían ingresado al territorio nacional por pasos fronterizos irregulares. A todos ellos se les dio esta oportunidad, para que de esta manera comenzaran a tener acceso y derecho a todos los beneficios que tenemos los chilenos. Por ello la invitación es tanto a extranjeros, como chilenos, que se acerquen a los municipios o al Serviu para postular a los proyectos de vivienda, pues los extranjeros que hayan regularizado su situación tienen los mismos derechos de cualquier chileno», precisó Rodríguez a Diario El Trabajo.

OBISPADO PRESENTE

Nuestro medio ha seguido buscando respuestas. Quien se tomó la palabra y comentó sobre este drama humanitario es el Obispo Electo de la Diócesis de San Felipe, Gonzalo Bravo Álvarez, quien señaló lo siguiente:

«La toma ubicada en el sector surponiente de la ciudad de San Felipe, refleja una problemática social en que las personas buscan tener una solución concreta a sus problemas de vivienda, en la cual muchos hermanos migrantes y sanfelipeños han llegado hasta este lugar buscando un espacio donde poder vivir. Sin embargo, sabemos que no están en una situación de legalidad, pero sí estamos conscientes del drama humano que viven estas familias. Es por ello que el Pueblo de Dios que peregrina en Aconcagua, ve el rostro de Cristo en los más vulnerables, por lo tanto se han generado algunas iniciativas directas para ir en ayuda.

«Desde la Delegación Episcopal Caritas de San Felipe y la Pastoral de Migrantes, se ha estado en permanente contacto con las personas para entregar diferente tipos de ayuda, creando Ollas Comunes, entrega de alimentos no perecibles y agua, a lo que se suma la donación de ropa de abrigo, frazadas y mascarillas, gracias a la generosidad de muchas personas», dijo la autoridad religiosa.

Roberto González Short

CONSTRUYENDO UN HOGAR.- Las cámaras de Diario El Trabajo registran el diario vivir de estas familias migrantes, quienes buscan una mejor vida construyendo en ‘arenas movedizas’.
CONSTRUYENDO UN HOGAR.- Las cámaras de Diario El Trabajo registran el diario vivir de estas familias migrantes, quienes buscan una mejor vida construyendo en ‘arenas movedizas’.
FUTURO INCIERTO.- La bandera de Chile está a medio caer, son más de 90 familias en plena acción.
FUTURO INCIERTO.- La bandera de Chile está a medio caer, son más de 90 familias en plena acción.
LA VIDA SE ABRE CAMINO.- En poco tiempo las autoridades judiciales investigan este caso, ¿qué hará el Gobierno? ¿Echarlos a la calle?
LA VIDA SE ABRE CAMINO.- En poco tiempo las autoridades judiciales investigan este caso, ¿qué hará el Gobierno? ¿Echarlos a la calle?
Claudio Rodríguez Cataldo, gobernador de San Felipe.
Claudio Rodríguez Cataldo, gobernador de San Felipe.
Guerlins Desis, uno de los migrantes que habló con Diario El Trabajo.
Guerlins Desis, uno de los migrantes que habló con Diario El Trabajo.