Practicando atletismo, sanfelipeño ha logrado superar Trastorno de Asperger

250

Joven es un ejemplo de superación personal:

Muchas personas consideran que la práctica de los deportes sirve quizás solamente para cultivar un saludable palmarés personal y mantenerse en buena forma, sin embargo la historia de un joven sanfelipeño con Trastorno de Asperger y del cómo logró salir adelante en todos los aspectos de su vida gracias al atletismo y la natación, nos demuestra que para la superación personal sí tienen una relación directa el deporte y la condición TEA.

Se trata de Abner Vidal Ponce, un chico que nació con esta condición. Clínicamente se sostiene que el Síndrome de Asperger fue descrito por primera vez en 1944 por el pediatra austriaco Hans Asperger, quien a partir de la observación de un grupo de niños caracterizados por ser (1): niños socialmente extraños, ingenuos, desconectados unos de otros; con una buena gramática y vocabulario extenso; un discurso fluido, pero literal y pedante; con una comunicación no verbal empobrecida; interesados por temas específicos; con una inteligencia promedio o superior, pero con dificultad en aprender tareas convencionales; con una pobre coordinación motriz; y falta de ‘sentido común’, o sea, que esta condición ha tomado el nombre del autor que lo describió por primera vez, y se clasifica dentro de los Trastornos Generalizados del Desarrollo.

LOGRÓ ABRIRSE

Según nos comentó su madre Melissa Ponce el día de ayer, su hijo a raíz de esta condición de Asperger «se encerró en sí mismo y por ninguna razón buscaba asociarse con nadie que fuera de su círculo familiar, lo que le fue generando muchos problemas; a nivel escolar no quería tener amigos ni mostraba gran interés por sus estudios ni tener una vida social, así tuvimos que cambiarlo de colegio, hasta que el profesor Julio Torres del Colegio Cervantino de Putaendo, lo invitó a involucrarse en actividades deportivas como el atletismo. Abner reaccionó positivamente y poco a poco, desde los once años de edad, fue abriéndose a las demás personas hasta lograr manejar casi con normalidad su vida social, y entró así a la natación y el atletismo», dijo su madre.

SIGUE ESTUDIANDO

Diario El Trabajo visitó ayer a esta familia sanfelipeña, el papá, la mamá, su hermana chica y el mismo Abner, todos corrían y participaban en actividades masivas hasta que llegó el Coronavirus.

«Mi especialidad es la carrera 5K, aunque empecé poco a poco con 800 metros, así me fui animando a correr cada vez más, incluso corrí una 10K, pero me siento mejor en la 5K. He participado con el Aconcagua Running en varias corridas a nivel de toda la V Región, cada vez que lo hago mejoro mis tiempos. En cuanto a  mis sueños, creo que estudiaré Ingeniería en Informática, aún curso el 3° Medio, no he podido correr en corridas nacionales porque son caras y no hay tanto dinero como para ir a todas, aun así seguiré en el atletismo, ahora me siento mejor y sé que lograré mis metas», dijo el joven Abner Vidal ahora de 16 años de edad.

Roberto González Short

ABRIENDO SU CAMINO.- El joven Abner Vidal muestra a Diario El Trabajo sus muchas medallas ganadas en atletismo, disciplina deportiva que le ayuda a superar las consecuencias del Asperger.
ABRIENDO SU CAMINO.- El joven Abner Vidal muestra a Diario El Trabajo sus muchas medallas ganadas en atletismo, disciplina deportiva que le ayuda a superar las consecuencias del Asperger.

 

SU PALMARÉS.- Estas son algunas de sus medallas dignamente ganadas en estos años de correr en el Aconcagua Runners, a la vez ha logrado mejorías para su salud emocional.
SU PALMARÉS.- Estas son algunas de sus medallas dignamente ganadas en estos años de correr en el Aconcagua Runners, a la vez ha logrado mejorías para su salud emocional.

 

GRANDE ABNER.- Aquí vemos al joven atleta disputando una de sus carreras antes de la Pandemia.
GRANDE ABNER.- Aquí vemos al joven atleta disputando una de sus carreras antes de la Pandemia.