Trabajadoras del servicio de aseo de juzgados de la zona habrían sido despedidas sin previo aviso y no se les estaría cancelando lo que les corresponde

6

Empresa externa que las tenía contratadas ya no cumple funciones dentro del Poder Judicial.Alrededor de 15 trabajadoras que cumplían labores en el servicio de aseo en los Juzgados de San Felipe, Los Andes y Putaendo, se encuentran en una compleja situación luego que la empresa intermediaria que las había contratado, las despidió y según ellas denuncian, sin previo aviso. Se trata de la empresa Samitek, que tenía su casa central en Santiago y que era la encargada de reclutar personal para los juzgados de esta zona. Según explica la vocera de las trabajadoras, Verónica Tapia, los problemas se venían produciendo desde hace un tiempo y se acrecentaron en el mes de mayo, cuando la empresa se atrasó bastante tiempo en el pago de los sueldos. En ese momento, según señala Tapia, tuvo que ser la Corporación Administrativa del Poder Judicial la que se encargara del pago de sus sueldos, además de AFP y Fonasa, entre otras prestaciones.La situación se había mantenido así, hasta que este miércoles se les comunicó que debían retirar su finiquito, documento que en su totalidad no aceptaron.«Y hoy día (miércoles) nos dijeron que teníamos que venir a buscar el finiquito y nos encontramos con la ‘agradable’ sorpresa que nosotros, por dos años y medio en mi caso de trabajarles, (recibimos) 50 mil pesos, eso fue todo», sostuvo la vocera. La situación fue calificada como una ‘sinvergüenzura’ de parte de la empresa, ya que según explica Verónica, la empresa no les hizo llegar cartas de despido ni otro documento explicando la situación. «Según la empresa, nos enviaron las cartas certificadas, pero a nuestras casas no llegó nada, no recibimos nada y ellos vienen y traen la documentación que dicen que nos enviaron, pero donde están no sabemos».Además estas trabajadoras están molestas, ya que la empresa sólo envió a la supervisora a entregar los finiquitos. Por todas estas razones, las trabajadoras no firmaron los finiquitos y están a la espera de realizar un proceso de conciliación y posteriormente analizarán una demanda, que como subsidiaria tendría que asumir el Poder Judicial, señalan. Según dijo la vocera, ellas están pidiendo sólo lo que les corresponde, como son el pago de los años de servicio, más el feriado proporcional, y las vacaciones en algunos casos, ya que hay personas que tienen alrededor de 7 años de servicio y se les están entregando 170 mil pesos. La empresa ya no está prestando servicios al Poder Judicial y las trabajadoras cumplieron sus labores sólo hasta el 31 de julio.